La Archidiócesis de Burgos cerró el pasado ejercicio con un déficit de 18.500 euros

Foto: EUROPA PRESS

La institución eclesiástica ingresó en 2017 un total de 35,62 millones de euros. 

La Archidiócesis de Burgos cerró 2017 con un déficit de 18.500 euros, tras ingresar más de 35,62 millones de euros, según se desprende de su memoria de actividad, presentada este jueves por el arzobispo Fidel Herráez.

 

El déficit alcanzado es superior al contabilizado por la Institución eclesiástica el año anterior, cuando la memoria anual de actividad arrojaba una diferencia negativa entre ingresos y gastos de 10.979 euros.

 

El documento muestra una partida de ingresos de 35,62 millones de euros, de los que 22,8 millones provinieron de partidas corrientes, como servicios, subvenciones públicas e instituciones diocesanas, y 6,52 millones de aportaciones de los fieles, fundamentalmente de colectas y suscripciones.

 

La casilla solidaria de la declaración de la renta aportó a la Archidiócesis más de 4,9 millones de euros, mientras que los ingresos extraordinarios supusieron unos 64.000 euros y los ingresos por patrimonio y otras actividades ascendieron a algo más de 1,1 millones.

 

Frente al capítulo de ingresos, la memoria muestra una partida de gastos de 35,63 millones de euros, en la que destacan más de 13,9 millones de euros vinculados a las retribuciones de personal seglar y más de 10,9 millones a la conservación de edificios y gastos de funcionamiento.

 

En este capítulo, también sobresalen otras partidas, como la de acciones pastorales y asistenciales, que asciende a más de cinco millones de euros, los gastos extraordinarios, que supusieron casi 542.000 euros, y las aportaciones a los centros de formación, que significaron algo más de 624.000 euros.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: