Cáritas advierte del peligro de su sostenibilidad ante el descenso de los donativos

Foto: EUROPA PRESS

La entidad atendió en 2017 a 7.663 personas, alcanzando los 12.973 beneficiados y las 80.177 intervenciones

El descenso en los donativos y donaciones a Cártias Diocesana de Burgos hace peligrar la sostenibilidad de su sistema de funcionamiento, según ha señalado este martes el arzobispo burgalés Fidel Herráez, durante la presentación de la memoria anual de la entidad.

 

Herráez, acompañado del director de Cártias Burgos, Jorge Simón, y la coordinadora de Acción Social de la organización, María Gutiérrez, ha planteado por ello una reflexión sobre la marcha de la economía y sus consecuencias sociales y ha realizado un llamamiento a la acción y el compromiso con la entidad.

 

A lo largo de 2017, Cáritas Diocesana de Burgos invirtió 4,4 millones de euros en el desarrollo de sus diferentes programas, mientras que ingresó recursos por valor de 4,25 millones de euros, por lo que cerró el ejercicio con un déficit cercano a los 150.000 euros, siendo la segunda anualidad consecutiva en la que arroja un resultado negativo.

 

Una circunstancia que desde la entidad se achaca, fundamentalmente, al descenso del número de donativos y donaciones, que ha sido del dieciséis por ciento en el último año y del 42 por ciento en las últimas cuatro anualidades.

 

De los 4,25 millones de euros ingresados, 1,52 millones, el equivalente al 35,9 por ciento, pertenecían a donativos y herencia, lo que representa el mayor volumen de ingresos de Cáritas Diocesana de Burgos, seguidos de los convenios y subvenciones públicas que supusieron 1,38 millones, el 32,4 por ciento.

 

Durante el año 2017, la entidad atendió a 7.663 personas, alcanzando los 12.973 beneficiados y las 80.177 intervenciones, siendo los programas de acogida parroquial, empleo y personas sin hogar los que aglutinaron un mayor número de personas.

 

Del total de personas atendidas, 4.520 personas eran de Burgos, 1.138 de Aranda de Duero, 1.478 de Miranda de Ebro y el resto, 1.348, del conjunto de la provincia, donde se alcanzó la cifra de 2.171 beneficiados.

 

Si los datos se comparan con los del ejercicio inmediatamente anterior, se aprecia además que el 27 por ciento de las personas atendidas acudieron a Cáritas por primera vez el pasado año, mientras que el 50 por ciento llevan más de cuatro años vinculados a la entidad.

 

En cuanto al perfil de las personas atendidas, se mantuvo prácticamente invariable respecto a anualidades anteriores, representando la mujer española y con cargas familiares, con un 65 por ciento, el perfil predominante, si en el análisis no se tiene en cuenta al colectivo de personas sin hogar.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: