Actualizado 05:59 CET Versión escritorio
Burgos

Un robo en Cantalapiedra propicia la detención de una banda que atracaba con violencia a ancianos en sus casas

Se trata de seis personas que residían en Madrid y que se hacían pasar por personal de empresas de suministro eléctrico para actuar en Salamanca, A Coruña, Málaga, Córdoba, Jaén, Granada, León y Málaga.

Publicado el 22.02.2019

Agentes de la Guardia Civil han detenido a los seis integrantes de un grupo criminal especializado en el robo en viviendas de personas mayores, a quienes les quitaban el dinero y otros objetos de valor y a quienes llegaban incluso a maniatar y agredir violentamente. Los detenidos, para acceder, se hacían pasar por personal de empresas de suministro eléctrico y son los presuntos autores de, al menos, un total de doce hechos delictivos de este tipo en las provincias de Salamanca, A Coruña, Málaga, Córdoba, Jaén, Granada, León y Málaga.

 

De ellos, tres son varones de entre 26 y 38 años, como autores principales de los robos, uno de ellos imputado, además, como autor de un delito de tráfico de sustancias estupefacientes, además de la madre de uno de ellos, como colaboradora del grupo criminal, y dos varones como receptadores de la mercancía robada.

 

Sobre la operación, denominada 'Falsum', la Guardia Civil ha reseñado que el pasado mes de junio de 2018 tuvo lugar en el término municipal de Cantalapiedra (Salamanca) un robo con violencia, durante el cual los autores del hecho maniataron y agredieron en su vivienda al propietario para sustraer el dinero en metálico que poseía. Ante la gravedad de los hechos, el instituto armado inició "de inmediato" la operación, desarrollada por el Equipo de Delitos contra el Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Salamanca.

 

Las investigaciones realizadas permitieron a los investigadores centrar sus sospechas en un grupo de personas residente en Madrid, cuya principal fuente de ingresos económicos era la comisión de delitos de robo y hurto contra personas avanzada edad que vivían solas. Desde su base en la capital, sus miembros presuntamente se dedicaban a viajar semanalmente a una zona de España, donde pasaban unos días en hoteles de lujo, que pagaban con el dinero que obtenían de la comisión de los delitos durante esa semana. Cuando regresaban a Madrid se dirigían a un establecimiento de compra-venta de oro para obtener, de forma ilícita, los beneficios económicos de la venta de las joyas sustraídas sin la documentación de registro exigida.

 

Durante el desarrollo de la investigación, a los investigadores les llamó la atención "el elevado nivel de vida" que llevaban los componentes del grupo, que se movían con vehículos de alta gama y que, sin embargo, para la comisión de los hechos delictivos utilizaban vehículos de alquiler para evitar ser detectados. Obtenidos los indicios suficientes, la Guardia Civil llevó a cabo el 15 de febrero la ejecución de la reseñada operación, con la detención en Madrid de los integrantes del grupo criminal, cuando regresaban de la provincia de Málaga después de haber cometido diversos hechos delictivos durante la semana por distintas localidades de la provincia.

 

Asimismo, los agentes participantes en la intervención hallaron, en el interior del vehículo de uno de los detenidos, un total de tres kilogramos de hachís oculto.

 

De forma simultanea, el operativo llevó a cabo un registro en el establecimiento de compra-venta donde los presuntos autores vendían las joyas y efectos sustraídos, en el que recuperaron "gran cantidad de joyas y efectos", entre los que se encuentran obras de arte, de posible procedencia ilícita por carecer el establecimiento de los registros que exige la legislación vigente.

COMENTARComentarios