Test rápidos de Covid-19: así se repartirán y estos son los colectivos prioritarios

Castilla y León recibe 62.400 test rápidos del Estado que distribuirá para controlar el avance del virus: cree que necesitará muchos más test, unos 500.000 para iniciar el periodo de desescalada.

La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, ha avanzado este lunes que los 62.400 test rápidos que ha remitido el Gobierno a la Comunidad se comenzarán a realizar entre profesionales sanitarios, centros sociosanitarios o residencias, aunque ha precisado que se necesitarán más de 500.000 pruebas para afrontar la desescalada.

 

En la rueda de prensa diaria en la que Casado analiza la evolución del COVID-19 en la Comunidad, ésta ha detallado que el 25 por ciento del total de test recibidos se repartirán en hospitales y el 75 por ciento restantes en centros de Atención Primaria y sociosanitarios.

 

Así, ha explicado que estas pruebas se empezarán a utilizar de acuerdo con las prioridades establecidas que marcan que en un primer momento se realicen entre los profesionales sanitarios, en residencias -profesionales y usuarios-, entre el personal esencial de la seguridad y entre los profesionales del personal agroalimentario. "Son sectores esenciales y vamos a empezar a hacerles el test", ha señalado.

 

Casado ha manifestado que por el momento se está organizando el lote de test rápidos y se trabaja en planificar el procedimiento para iniciar la realización de las pruebas. No obstante, la consejera ha detallado que Castilla y León necesitará muchos más test, unos 500.000 para iniciar el periodo de desescalada. Así, ha precisado que las pruebas rápidas consisten en un pinchazo para la detección en sangre capilar.

 

"Vamos a ir haciendo cálculos para la desescalada", ha avanzado la consejera, quien ha considerado que en el Consejo Interterritorial que se celebra en la tarde de este lunes se deberá debatir el proceso de aislamiento de los asintomáticos después de que el presidente, Pedro Sánchez, pidiera a las autonomías un listado de infraestructuras.

 

"No podemos tener listo ese plan mientras no sepamos qué tipo de infraestructuras tenemos y qué tenemos que hacer", ha señalado Casado, quien ha defendido que hay otras medidas que no pasen por "tener a personas sanas recluidas si pueden hacer un aislamiento en su domicilio con el uso de mascarillas y demás".

 

En cuanto al uso de mascarillas de forma generalizada la consejera de Sanidad ha explicado que hasta ahora la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Sanidad han indicado su uso en casos "muy específicos. "Por si sola la mascarilla no protege si no va acompañada de la cuarentena social, la distancia de seguridad y la higiene de manos", ha explicado. "No se puede generalizar algo que nos está contando tanto abastecer", ha señalado, tras lo que ha considerado que, una vez haya stock, probablemente se distribuyan a través de las farmacias, aunque es algo que se analizará con el Ministerio.