Somos 'Trending Topic'

Foto: Twitter del Burgos C.F.

La figura de Patxi Salinas provoca que un error descomunal de previsión se convierta en algo entrañable. 

La irrupción de internet en nuestras vidas, y más concretamente de las redes sociales, ha provocado que cualquier estupidez, cuanto más ridícula e increíble sea, más llega a la gente, produciéndose entonces una disyuntiva de aceptación o rechazo que, si tienes la suerte de que la moneda caiga a de tu lado, puedes incluso sacar un beneficio, ya sea social y económico. 

 

Lo cierto es que cualquiera puede levantarse una mañana con ganas de 'matar' a un famoso y poner 'D.E.P. Mick Jagger' para que cientos de incautos lo hagan viral en cuestión de minutos. Mientras, el cantante de los Rolling Stones se encuentra en Tokio bañándose en un 'jacuzzi' con un par de japonesas en bikini.

 

El pasado viernes, una nevada tiñó cada rincón de Burgos de blanco. No fue un temporal muy intenso y una pequeña intervención municipal bastó para no entorpecer la actividad de la ciudad sin apenas incidentes. En apenas 24 horas, la nieve había desaparecido de casi todos los lugares de la ciudad salvo de uno: El Plantío.

 

No importó mucho que un día después el Burgos tuviera que medirse a las 12 al Barakaldo. La decisión del club fue retrasar el partido hasta las cinco y ganar tiempo para retirar el tapete blanco del césped. Algo que, sin embargo, no comenzó a suceder hasta el momento en el que inicialmente se iba a disputar el encuentro, es decir, escasamente cinco horas antes. 

 

Ante la posibilidad de que el campo no estuviera disponible, decidieron pedir ayuda a los que nunca fallan: los aficionados. Lo hicieron a través de redes sociales, que comenzaron a echar un humo, la mayoría con mensajes negativos hacia la directiva y su falta de previsión. Sin embargo, el enfado burgalesista contrastó con una imagen: la de Patxi Salinas recogiendo nieve. 

 

La foto se hizo viral y en apenas unos minutos los principales medios de comunicación a nivel nacional se hicieron eco de la noticia, enfocándola como algo curioso pero, en definitiva, entrañable. De esta forma, un error descomunal de la directiva se convirtió en todo un acierto mediático, porque ya se sabe que lo importante no es hacer bien las cosas sino que los demás las conozcan. 

 

La anécdota seguramente será recordada, quien sabe durante cuanto tiempo. El partido frente al Barakaldo, sin embargo, no pasará a la historia. Todo lo que no se gana se tiende a eliminar de la memoria, más aún si carece de emoción o de contenido. Lo realmente importante pasó a un segundo plano de tal forma que hasta cuesta recordar si hubo ocasiones. 

 

No sé si es importante o no la victoria. En el momento en el que internet entra de lleno para destacar una anécdota tan insignificante el fútbol carece de mucho sentido. Lo cierto es que en unos meses hemos creído que no encajar goles nos daría un ascenso y que un entrenador sea 'trending topic' por recoger nieve suma tres puntos. En las nuevas normas de este deporte me pierdo. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: