Siete instituciones españolas participan en la misión Solar Orbiter, que estudiará en detalle el Sol

Imagen artística de la misión Solar Orbiter

Su lanzamiento está previsto para este 9 de febrero a las 23.03 EST (a las 5.03 del 10 de febrero, hora española) desde Cabo Cañaveral.

Siete instituciones españolas, entre universidades, institutos y organismos públicos, participan en la misión Solar Orbiter de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la NASA, que permitirá estudiar en detalle el Sol y tomará las primeras imágenes de sus polos.

En concreto, en el desarrollo del magnetómetro PHI (Polarimetric Helioseismic Imager), han participado el Instituto Universitario de Microgravedad Ignacio Da Riva de la Universidad Politécnica de Madrid (IDR/UPM). El proyecto es un consorcio internacional que está dirigido por el Max-Planck-Institut für Sonnensystemforschung (MPS) de Alemania, y está codirigido por otra institución española, el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA/CSIC).

PHI es uno de los instrumentos de teledetección de Solar Orbiter cuyo propósito es proporcionar mapas del vector magnético y de la velocidad de la línea de visión en la fotosfera solar.

En concreto, el IDR/UPM se ha encargado del diseño térmico y estructural de su unidad óptica (con dos telescopios) y del diseño térmico de la unidad electrónica del mismo (que gestiona los datos y subsistemas de la unidad óptica y que además suministra la potencia necesaria).

Por su parte, el IAA-CSIC colidera el desarrollo y construcción del instrumento científico, que además es el más grande a bordo de la nave. En concreto, el IAA-CSIC ha diseñado un dispositivo, con una velocidad superior a la de unos 50 ordenadores trabajando en paralelo, que se encargará de convertir los datos del instrumento PHI en mapas de las magnitudes físicas solares; las primeras se destruirán para liberar memoria y los segundos se enviarán a tierra.

En el consorcio internacional que ha desarrollado PHI, también han participado el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), la Universidad de Valencia, la Universidad de Barcelona y el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). El 42% de la participación en este consorcio es española (45% Alemania, 10% Francia y el resto otros países).

Asimismo, otro de los instrumentos embarcados en la nave Solar Orbiter es el Energetic Particle Detector (EPD), cuyo desarrollo ha sido liderado por el Grupo de Investigación Espacial (Space Reseach Group) de la Universidad de Alcalá (UAH) y en el que el IDR/UPM ha participado también.

Así pues, EPD y PHI son las principales contribuciones españolas a esta misión internacional, cuyo lanzamiento está previsto para este 9 de febrero a las 23.03 EST (a las 5.03 CET del 10 de febrero, hora española) desde Cabo Cañaveral, en Florida, a bordo de un Atlas V 411, provisto por la NASA.