Radares en cascada: De poco servirán los frenazos para evitar las multas

Uno de los nuevos radares láser de la DGT.

Un nuevo sistema de control de la velocidad que pretende evitar los frenazos delante de un radar y la posterior aceleración es la solución de la Policía Foral para pillar a los que se exceden en la carretera y puede extenderse al resto del país. 

Este nuevo sistema se puso en marcha por parte de la Policía Foral en las carreteras navarras con motivo de la Semana Santa y según los datos que se recogan y las conclusiones que se puedan sacar la DGT podría extenderlo al resto del país. 

 

Tras este tiempo parece que hay satisfacción con los resulados del que propia Policía ha denominado “radares en cascada” y quiere perseguir los frenazos delante de los radares para, a continuación, relajarse en la conducción y volver a pisar el pedal del acelerador.

 

¿Y cómo? Pues muy sencillo: Una primera patrulla controla la velocidad o, al menos, se sitúa en un arcén con un cinemómetro y unos pocos kilómetros después, otro control de velocidad sí multa a los infractores, cazando a quienes han retomado la velocidad a la que realmente circulaban antes de superar el primer radar.

 

El objetivo pasa por evitar accidentes por exceso de velocidad, concienciar al conductor de que hay que respetar los límites legales de velocidad y a la vez intentar eliminar la sensación que pueda tener de que una vez ha pasado un radar no va a encontrarse con otro, pudiendo correr a mayor velocidad.