Moschetti sorprende y se hace fuerte al esprint en Castrojeriz y se lleva la segunda etapa

Aberasturi se coloca líder tras quedar segundo en la etapa que partió desde Belorado. 

Matteo Moschetti, corredor del conjunto Polartek, sorprendió al resto de velocistas del pelotón y se ha llevado la segunda etapa de la Vuelta Ciclista a Burgos 2018 en Castrojeriz tras imponerse en el esprint tras una etapa de 163 kilómetros dedicada al Camino de Santiago que partió desde Belorado. Jon Aberasturi, que quedó segundo, se ha colocado líder de la general. 


Al igual que ayer, los primeros ataques comenzaron desde los primeros kilómetros. Una fuga de seis corredores -Jeremy Cornu, Juan López-Cozar, Egoitz Fernández, Thibaut Guarnelec, Jesús Ezquerra y Alejandro Ropero- abrieron un hueco de 2,40 minutos a su paso por Pradoluengo. Y en el puerto de Valmala, de tercera categoría, las disntancias se mantuvieron, coronando en primer lugar López-Cozar.


La fuga se mantuvo por encima del minuto y medio sin que el pelotón, donde el Euskadi Murrias trataba de imponer su ritmo, terminara de saltar para buscar una reducción drástica de las diferencias, conscientes de que aún quedaban unos 50 kilómetros de carrera. 


Egoitz Fernández se impuso en dos de las tres Metas Volantes y, a falta de 30 kilómetros de meta, una vez cruzado el último esprint intermedio, comenzaron a disminuir las diferencias con el grupo principal, siendo el Androni y el Euskadi Murias quienes trabajaban para controlar la carrera y colocando a sus hombres rápidos.


La fuga fue perdiendo fuerza a medida que se acercaban a la meta de Castrojeriz y a falta de algo más de 15 kilómetros, los seis escapados fueron cazados por un pelotón lanzado hacia la llegada y en el que los diferentes equipos empezaron a trazar sus estrategias para luchar por el triunfo de etapa. 


En el esprint', Aberasturi parecía el más rápido por el centro del grupo, pero el joven Matteo Moschetti estuvo finalmente más listo y por la derecha llegó como una bala para alzarse con la etapa. 

 

Mañana llegará uno de los platos fuertes de la XL edición de la Vuelta a Burgos, con la subida desde Sedano al Picón Blanco. Una ascensión a un puerto de categoría especial que podría ir definiendo la Clasificación General de aquí al final del sábado en Las Lagunas de Neila. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: