Los Reyes llegan a Fitur, tras 'sortear' la huelga de los taxistas, por uno de los laterales de Ifema

Los Reyes Felipe VI y Letizia

Los taxistas habían bloqueado dos de las puertas de acceso. 

Los Reyes se encuentran dentro de la Feria Internacional de Turismo (Fitur) tras entrar por uno de los laterales de las instalaciones de Ifema, bloqueadas tanto en la puerta norte como sur por miles de taxistas congregados en la zona.

 

Los Reyes han llegado pasadas las 10.30 horas, y ya se encuentran recorriendo con la comitiva los stand de esta Feria, mientras en el exterior aumenta la tensión en algunos momentos entre los manifestantes, que han increpado, entre otros, a un periodista que estaba haciendo su trabajo.

 

Dentro, la visita se está desarrollando con total normalidad, aunque el tema común de los asistentes es la situación de protesta de los taxistas, que también han alcanzado ya la glorieta situada en la calle Ribera de la Sena, donde un camión ha quedado bloqueado porque, además, el cordón policial no permite entrar.

 

 

Un fuerte dispositivo con agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional está en la zona desde primera hora de la mañana, lo que ha permitido que algunos coches, solo los autorizados, hayan podido entrar en Ifema, como ha sido el caso del vehículo que trasladaba a los Reyes.

 

Diversos asistentes a Fitur han reaccionado con sorpresa ante la masiva presencia de taxistas a la entrada principal de Ifema y otros han experimentado algún episodio de confusión sobre cómo se realizaban los accesos.

 

Varios asistentes al evento de nacionalidad extranjera reaccionaban con sorpresa cuando llegaban a las inmediaciones de Ifema. Algunos se preguntaban qué ocurría y otros, ante la presencia de profesionales del taxi con chalecos amarillos, sacaban fotos entre vítores de los manifestantes.

 

Aparte, otros asistentes han preguntado a policías y periodistas si se podía acceder por la zona sur, donde la Policía supervisa la entrada. Se les ha comunicado que no había ningún problema.

 

Como es habitual en la cita, también se han formado ciertas colas en los accesos a la hora de las acreditaciones. Uno de los asistentes preguntaba a otros compañeros que "cómo se podía permitir" la situación que están viviendo.