Los jugadores de la Bundesliga serán libres de mostrar su apoyo a las protestas por George Floyd

El Bayern celebra el gol de la victoria ante el Dortmund - Federico Gambarini/dpa-Pool/dpa

La Comisión de Control de la DFB decidió en Fráncfort que no iniciará ningún procedimiento contra los goleadores Jadon Sancho y Achraf Hakimi del Borussia Dortmund

Los jugadores de la Bundesliga serán libres de mostrar su apoyo a las protestas por la muerte de George Floyd, estadounidense que perdió la vida bajo custodia policial, y contra el racismo, según dijo este miércoles la Federación Alemana de Fútbol (DFB).

 

La Comisión de Control de la DFB decidió en Fráncfort que no iniciará ningún procedimiento contra los goleadores Jadon Sancho y Achraf Hakimi del Borussia Dortmund, así como tampoco contra Weston McKennie del Schalke y Marcus Thuram del Borussia Mönchengladbach.

 

Los futbolistas habían protestado contra la muerte violenta del afroamericano George Floyd como resultado de un brutal operativo policial en Estados Unidos a través de diversas acciones y gestos durante los partidos del fin de semana de Pentecostés.

 

El comité de la DFB mantendrá su línea en los próximos días de partido, aunque haya nuevas acciones antirracistas.

 

"Es claro que la Comisión de Control de la DFB siempre tiene en mente el reglamento de fútbol de la FIFA y el de la DFB. Sin embargo, en este caso concreto se trata de acciones antirracistas protagonizadas por los jugadores, que de este modo defienden valores que la DFB también defiende y defenderá", explicó Anton Nachreiner, presidente de la comisión. "Por lo tanto, no se iniciará ningún procedimiento, ni siquiera en el caso de acciones comparables contra el racismo en las próximas semanas", dijo.

 

Por principio, la Liga Alemana de Fútbol (DFL) y la DFB no permiten mensajes políticos en camisetas o durante los partidos. Las reglas de la DFB establecen, entre otras cosas, que los jugadores no pueden mostrar vestimenta con "lemas políticos, religiosos o personales".

 

Sancho, del Borussia Dortmund, se había sacado la camiseta reglamentaria por encima de la cabeza después de su gol en el partido contra Paderborn para marcar el 2-0 y mostró otra que llevaba debajo con la inscripción "Justicia para George Floyd". Su compañero de equipo Hakimi hizo lo mismo ya que él también llevaba una camiseta debajo de la oficial con la misma inscripción.

 

Thuram, del Borussia Mönchengladbach, se recostó sobre su rodilla izquierda después de su primer gol en el 4-1 contra Unión Berlín y miró al suelo. "No es necesario dar explicaciones", tuiteó el Borussia una imagen de la escena durante el partido que todo el mundo entendió inmediatamente como una protesta silenciosa contra el racismo.