Los Hispanos jugarán sus quintas semifinales europeas seguidas

Los Hispanos celebran el triunfo. RFEBM

El objetivo de la selección será conseguir la octava medalla continental del palmarés.

La selección española masculina de balonmano cumplió con su tradición de los últimos años en los Campeonatos de Europa y tras su victoria de este lunes ante Bielorrusia (28-37) se clasificó para las semifinales por quinta edición consecutiva.

 

Hay que remontarse al Europeo de 2010 celebrado en Austria para ver a España fuera de la pelea por las medallas en una cita continental, finalizando en la sexta posición. Desde ese año, el combinado nacional ha estado siempre entre los cuatro mejores y sólo en 2012, en Serbia, se quedó sin premio al concluir cuarta tras perder contra Dinamarca y Croacia en sus dos últimos partidos.

 

Pero a partir de ahí, la doble campeona del mundo siempre ha estado en el podio europeo. En 2014, en suelo danés, donde acudía tras conquistar su segundo título mundial arañó el bronce después de no poder en semifinales con Francia y ganar el tercer y cuarto puesto a Croacia.

 

España logró subir escalones en las dos siguientes ediciones donde alcanzó la final con resultado dispar ya que en 2016, en Polonia, no pudo contra Alemania (24-17), y hace dos años, en Croacia, logró su histórico oro al batir con claridad a Suecia (29-23).

 

Ahora, el objetivo de la selección será conseguir la octava medalla continental del palmarés (tiene un oro, cuatro platas y dos bronces), que en caso de ser oro daría el pasaporte directo para los Juegos Olímpicos de Tokio de este verano.