La Plataforma por el Ferrocarril retoma las movilizaciones para la reactivación del Directo y que “no les sigan llamando tontos”
Cyl dots mini

La Plataforma por el Ferrocarril retoma las movilizaciones para la reactivación del Directo y que “no les sigan llamando tontos”

Ical

Bajo el lema ‘Contra la desidia y el abandono’, los manifestantes sacaron a la calle maletas y bolsas de viaje para recordar que “no se rinden”.

La Plataforma por el Ferrocarril Directo retomó hoy en las calles de Aranda de Duero las movilizaciones para reivindicar la reactivación del tren directo Madrid-Aranda-Burgos, con el ánimo de que “no les sigan llamando tontos”, según subrayó el presidente de la organización, Jorge Núñez.

 

Bajo el lema ‘Contra la desidia y el abandono’, los manifestantes sacaron a la calle maletas y bolsas de viaje, tal y como se podía hacer hace años cuando el servicio funcionaba, para recordar que “no se rinden” después de que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana no contemple ninguna inversión en los Presupuestos Generales del Estado para 2022 para su reapertura.

 

Se trata de una manifestación cuyo objetivo es reivindicar la necesidad de reactivación de este servicio que lleva “más de una década paralizado”, y con el objetivo de visibilizar este problema.

 

De alguna manera no es posible que la última línea de ferrocarril construida antes de las del AVE, haya tenido una trayectoria como la nuestra”, lamentó en declaraciones a la agencia Ical.

 

En este sentido, Núñez expuso que “es única en el panorama nacional” y argumentó que “primero, se quitan los servicios; segundo, se cierra la línea en unas condiciones un tanto sospechosas; después, falta el dinero para la reapertura y el mantenimiento de la línea; y al final, nos vemos en que la razón estaba ahí”.

 

El presidente de la Plataforma por el Ferrocarril Directo aseguró que “aquí se centra más de la mitad de la economía de Castilla y León” y criticó que “esas pocas miras del Ministerio y de la Junta de Castilla y León nos hacen padecer esto”. “Se debe a las variedades políticas y a la lucha de poder”, aseveró, al tiempo que apostilló: “Eso es lo que la población está padeciendo, sencilla y llanamente”.

 

Los participantes en este acto reivindicativo estaban convocados a las 12,30 horas en la plaza de la Virgencilla (junto al bar La Perla). Desde allí, partió la manifestación hasta la estación El Montecillo pasando por Jardines de Don Diego, calle Postas, puente Duero y calle Ruperta Baraya de la capital ribereña.

 

El recorrido se hizo por las aceras porque, tal y como señalaron desde la Plataforma: “Queremos que sea tal y como haríamos si fuésemos a coger un tren en la estación, que lleguemos con las maletas y demostremos que se están olvidando de nosotros porque no tenemos donde llevarlas por tren a través de esta línea”.

 

Gran movilización en Madrid

Esta iniciativa servirá de preámbulo a la manifestación multitudinaria que se ha convocado en Madrid para el próximo 24 de octubre por la Coordinadora Estatal del Ferrocarril. Allí se darán cita numerosas plataformas españolas que reivindican el tren convencional como medio de transporte tanto para mercancías como para viajeros.

 

Son muchas las zonas en las que está ocurriendo lo que vivimos aquí hace años. Eliminan trayectos, empeoran los horarios para que no sean útiles, ponen autobuses, eliminan estaciones, hay averías permanentes… quieren acabar con el tren convencional”, señaló Núñez, recordando que a pesar de que desde el Ministerio de Transportes hubo un compromiso por revitalizarlo “están haciendo todo lo contrario”.

 

Desde la Plataforma tachan de “chiste” que a 2021 se le haya declarado Año del Ferrocarril. No entienden que mientras que la apuesta de la Unión Europea vaya encaminada a los servicios ferroviarios a sabiendas de que es un medio “sostenible, seguro y asequible”, que mientras que “los políticos no hace más que hablar de la España vaciada”, el gobierno no impulse el tren convencional.

 

De la vía que conecta Madrid con Burgos, únicamente se usan 25 kilómetros para transporte de pasajeros en Cercanías desde Madrid hasta Colmenar Viejo y 96 kilómetros desde Aranda hasta la capital burgalesa para transporte de mercancías. Los 159 kilómetros restantes se encuentran “en suspensión de trenes con servicio comercial”, según palabras de Adif, algo que significa “que en la práctica están abandonados”. Desde la Plataforma invitaron a los ribereños a acudir a Madrid y con el fin de coordinar los viajes, o incluso fletar un autobús si hay suficiente número de personas.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: