La petición de colegio se podrá hacer sin ir al centro y las plazas se adjudicarán con más rapidez

El nuevo decreto de admisión de alumnos para el curso 2019/2020 llega con cambios: se podrá hacer de manera electrónica

El Consejo de Gobierno ha aprobado el decreto que regulará el nuevo proceso de admisión del alumnado que se aplicará en los centros sostenidos con fondos públicos de Castilla y León que impartan enseñanzas de segundo ciclo de Educación Infantil, Educación Primaria, Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Programas de Transición a la Vida Adulta el próximo curso escolar 2019-2020. Con esta nueva ordenación, se pretende favorecer la integración y facilitar el reparto equilibrado del alumnado con necesidad específica de apoyo.

 

El nuevo decreto establece mecanismos que contribuyen a una mayor calidad en la gestión del proceso y para ello incluye un completo catálogo de principios reguladores en los que, además de la garantía de acceso a la enseñanza o la libre elección de centro, se incide en la no discriminación, la igualdad en la aplicación de las normas, la calidad educativa y en la igualdad de oportunidades y la cohesión social.

 

El avance en igualdad y no discriminación tiene una relación directa con la distribución equilibrada del alumnado con necesidad específica de apoyo educativo, que se plasma en medidas como la reserva obligatoria de plazas en todos los centros para este alumnado, en evitar la segregación escolar mediante actuaciones de planificación educativa o la imposibilidad de incrementar el porcentaje de alumnado con desventaja económica, social o cultural en los centros que ya se encuentran con altos porcentajes de esta población.

 

En cuanto a la mejora de la eficiencia y la eficacia, así como en la reducción de cargas administrativas, se realiza una reestructuración del proceso de admisión sustituyéndose los tres periodos hasta ahora existentes: ordinario, extraordinario y excepcional, por solo dos: ordinario y excepcional. Con ello se garantiza una adjudicación de plazas más rápida a los interesados que, por presentar la solicitud fuera de plazo o duplicada, tenían que esperar a finales del mes de julio (extraordinario) para conocer el centro en el que debían escolarizarse.

 

El nuevo decreto posibilita que todas las solicitudes se resuelven dentro del mismo proceso, el ordinario, que finaliza en el mes de junio, si bien y como es lógico, las solicitudes que no han sido presentadas en forma, como son las fuera de plazo y las duplicadas, pierden sus posibles derechos de prioridad frente a las que se han presentado de forma correcta.

 

Se establece un procedimiento simplificado y de adjudicación automatizada para las solicitudes de cambio de centro que hasta ahora venían tramitándose en el mes de septiembre como supuesto excepcional de admisión en beneficio del alumnado que se resolverá de forma más ágil y fiable.

 

Se impulsan los aspectos relacionados con la planificación estableciéndose las pautas bajo las que tienen que configurarse las unidades territoriales de admisión, las adscripciones de los centros, las tipificaciones y determinaciones y los servicios complementarios al educativo.

 

En los aspectos que tienen que ver con la facilitación de la participación en el proceso del alumnado y sus familias destacamos la  posibilidad de presentar  las solicitudes de forma electrónica, que permitirá realizar el trámite sin necesidad de desplazarse al centro educativo, y la interoperabilidad entre Administraciones en la verificación de datos y documentos para que los interesados no tengan que presentar copias de los mismos.

 

En cuanto a la técnica normativa el nuevo decreto se adecuada a los principios de buena regulación: necesidad, eficacia, proporcionalidad, seguridad jurídica, transparencia y eficacia de la vigente ley de procedimiento administrativo, Ley 39/2015, de 1 de octubre, así como a todo el resto de los aspectos relacionados con el procedimiento administrativo propiamente dicho, incluido el trámite de audiencia.