La intensidad y la contundencia de Thompson le dan la tercera victoria al San Pablo

Fotos: MARÍA GONZÁLEZ (ACB PHOTO)

Los burgaleses lograron una gran victoria (88-79) ante todo un Unicaja de Málaga que se vio lastrado por su bajo acierto anotador desde el triple. 

FICHA TÉCNICA

 

SAN PABLO BURGOS - 88: Ognjen Jaramaz (6), Álex López (-), Vlatko Cancar (14), Deon Thompson (21) y Slava Kravtsov (5) –cinco inicial– Bruno Fitipaldo (18), Branden Frazier (7), Goran Huskic (9), Javi Vega (3), Álex Barrera (5), Dino Radoncic (-), Robert Valge (-).

 

UNICAJA DE MÁLAGA - 79: Dragan Milosavljevic (2), Adam Waczynski (-), Brian Roberts (9), Mathias Lessort (5) y Kyle Wiltjer (11) –cinco inicial– Viny Okouo (-), Jaime Fernández (13), Sasu Salin (14), Dani Díez (8), Giorgi Shermadini (5), Carlos Suárez (12).

 

PARCIALES: 22-16; 16-21; 24-16; 26-26.

 

ÁRBITROS: Antonio Conde, Jordi Aliaga y Jacobo Rial.

Una más y una menos. El San Pablo Burgos cuajó ante Unicaja de Málaga otra noche para el recuerdo en el Coliseum y consiguió su tercera victoria de la temporada (88-79), la segunda frente a un grande e histórico de la Liga Endesa. Los de Diego Epifanio dominaron prácticamente de principio a fin gracias a un juego muy coral donde destacó la intensidad defensiva y la contundencia de un espectacular Deon Thompson que ofreció su mejor versión con 21 puntos, cinco rebotes y tres asistencias. 

 

Desde el principio los burgaleses mostraron sus cartas en forma de una férrea defensa que invitaba a los malagueños a lanzar de tres, un reto que aceptaron con gusto pero no con acierto, algo que por el contrario sí tuvo el conjunto local, sobre todo en la pintura. En un abrir y cerrar de ojos Thompson había anotado 7 puntos para ayudar a marcar las primeras diferencias en el electrónico. 

 

El buen hacer en defensa, forzando tiros incómodos a un cada vez más errático Unicaja, permitió al San Pablo lograr una diferencia de doce puntos en el luminoso. La entrada en pista de Jaime Fernández, que fue el mejor de los suyos, fue clave para que el equipo visitante fuera recortando distancias, pero Fitipaldo desde el 6,75 echó por tierra las aspiraciones andaluzas de empate y antes del descanso logró mantener una ligera ventaja local (38-37). 

 

La salida del equipo azulón tras el paso por vestuarios fue el cimiento de una victoria que ya no se le iba a escapar, pero sobre todo un impulso más para seguir trabajando en defensa e incomodar a los de Luis Casimiro en ataque. Bruno Fitipaldo se echó a los suyos a la espalda cuando más lo necesitaban y mantuvo a raya una ventaja que nunca bajó de los seis puntos. 

 

El choque no estuvo exento de momentos críticos. La ocasión que más cerca estuvieron los malaguistas de reducir prácticamente a cenizas la ventaja local fue en una protestada antideportiva que, sin embargo, Lessort no aprovechó desde la línea de 6,75. En la consiguiente posesión, emergió de nuevo la figura de Deon Thompson para robar el balón y anotar con un matazo que levantó al público del Coliseum. 

 

Çançar añadió más madera con un 2+1 que prácticamente cerraba un encuentro que Unicaja se negó a abandonar a base de pundonor, pero no de acierto. El San Pablo supo mantener la calma y tirar de oficio, como hacen los grandes equipos, para cerrar el partido y asegurarse una tercera victoria que sabe a gloria tras un inicio titubeante. 

 

Ahora toca celebrar, pero moderadamente, pues llegan dos encuentros que pueden ser claves en el devenir de la competición. La semana que viene tendrá que visitar a Delteco GBC, que sigue metido en problemas tras caer ante Monbus Obradoiro. Siete días más tarde recibirá al Baxi Manresa, un equipo que ha empezado muy bien la temporada. Dos hipotéticas victorias meterían en el bolsillo un cuarto de la salvación.  

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: