La huelga de trabajadores deja prácticamente paralizada la planta burgalesa de Bridgestone

Los piquetes han cortado los accesos a la fábrica y apenas unos cuantos trabajadores han conseguido acceder. 

Un centenar de trabajadores de Bridgestone se han concentrado esta mañana en los accesos de la fábrica en Burgos para impedir el acceso al trabajo con motivo de la huelga convocada por los sindicatos UGT y BUB para toda esta semana para reclamar un acuerdo de eficacia general que mejores las condiciones salariales.

 

Desde primera hora de la mañana, cuando en un principio debería haber entrado el primer turno de trabajadores, los piquetes informativos han tratado de evitar la entrada a la factoría, la mayoría de las veces con éxito, aunque algunos autobuses han logrado acceder. No obstante, desde el Comité de Epresa aseguran que el seguimiento ha sido "masivo" y apuntan a una paralización casi absoluta de la planta burgalesa. 

 

UGT, integrante del comité de empresa junto con el Sindicato Independiente de Bridgestone (BUB), ha llamado a parar en la huelga, que se prolongará hasta el próximo martes 19. Los trabajadores han respaldado la convocatoria de huelga de forma mayoritaria en las asambleas, en las que también han acordado celebrar concentraciones.

 

Los convocantes han denunciado la negativa de la empresa a incluir en las negociaciones del convenio un posible incremento salarial, "después de comprometerse el pasado 30 de enero a hacer un esfuerzo y negociar todos los puntos en desacuerdo de un convenio de eficacia limitada firmado con anterioridad por CCOO".

 

Tanto UGT como BUB han reprochado a la empresa "este cambio de actitud", ya que "la desconvocatoria de las movilizaciones convocadas para finales de enero se debió al compromiso de la empresa de sentarse a negociar todos los puntos, incluido el del incremento salarial".

 

UGT ha asegurado que la central "ha apostado siempre por la negociación", por lo que no entiende "la disposición que mostraba la empresa para negociar todos los puntos" cuando convocó la huelga y el posterior "portazo recibido" en la reunión del día 6 de febrero. "Aún así, estábamos convencidos de que finalmente podríamos llegar a un preacuerdo", ha añadido.

 

El sindicato ha señalado que el comité ya ha "dado la oportunidad de negociar en buena fe, pidiendo puntos asumibles por la empresa, como la subida del IPC" por lo que, "llegados a este punto, no queda otra opción que salir a pelear por no perder poder adquisitivo".

 

Por su parte, CCOO ha advertido de la situación de "extrema gravedad" por la que atraviesa la planta de Brisgestone de Burgos, afectada por la huelga convocada en todas las fábricas del grupo a nivel nacional por los sindicatos UGT y BUB.

 

El sindicato ha señalado que la actual situación "en nada beneficia a la convivencia en la empresa el tono que unos y otros vienen empleando en sus diferentes comunicados" y ha insistido en que se está generando "confusión, zozobra y un alto grado de estrés" entre los trabajadores.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: