Cyl dots mini

La Diócesis de Burgos cerró 2019 con un déficit de 13.000 euros y prevé un empeoramiento en las de 2020

El vicario de Asuntos Económicos ha reconocido que las previsiones iniciales han empeorado como consecuencia de la declaración de la pandemia de la COVID-19.

La Diócesis de Burgos cerró el ejercicio 2019 con un déficit de 13.000 euros y prevé un empeoramiento en sus cuentas de la presente anualidad, según ha señalado este miércoles el vicario de Asuntos Económicos, Vicente Rebollo, durante la presentación de la memoria de actividad del pasado año.

 

Rebollo, acompañado del arzobispo Fidel Herráez, ha explicado que la Diócesis burgalesa registró en 2019 un "pequeño incremento" en su déficit en comparación con la anualidad inmediatamente anterior, cuando se cerró el año con 8.000 euros.

 

Al respecto, ha recordado que el presupuesto total ascendió a 36 millones de euros en la pasada anualidad, de los que algo más del 40%, el equivalente a 14 millones de euros, se destinaron a las retribuciones de personal, y otra partida significativa, que rondó los 11,5 millones de euros, se destinó a la conservación de edificios.

 

En este sentido, ha explicado que los gastos se incrementaron en 2019 en varias partidas, como las de personal o mantenimiento patrimonial, si bien los ingresos provenientes del rendimiento del patrimonio y las donaciones también experimentaron un ligero aumento.

 

De cara a la memoria de actividad de 2020, el vicario de Asuntos Económicos ha reconocido que las previsiones iniciales han empeorado como consecuencia de la declaración de la pandemia de la COVID-19.

 

Vicente Rebollo ha explicado que la Diócesis prevé cerrar el año con un déficit cercano al 46%, por lo que echará mano de ahorros para atender las necesidades presupuestadas.

 

En este contexto, ha explicado que se han buscado alternativas para tratar de compensar la caída de ingresos, como la puesta en marcha de donaciones online o a través de aplicaciones móviles.

 

En cualquier caso, ha señalado que los ingresos por donativos caerán este año casi a la mitad, por lo que la crisis sanitaria ha obligado a rediseñar las acciones para atender las diferentes propuestas y cubrir necesidades.

 

Al margen de la actividad económica, la memoria anual de la Diócesis de Burgos recoge la celebración de 1.300 bautizos, 2.000 comuniones y 320 matrimonios a lo largo de 2019.

 

Una anualidad en la que, además, prestó atención a través de ayudas a 4.000 personas, se realizaron 18.000 asistencias y se mantuvieron las ayudas directas a los 600 misioneros burgaleses.

Comentarios

ana 13/11/2020 14:34 #1
Hay que recortar gastos, NO se puede gastar más de lo que se ingresa.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: