La Audiencia Provincial de Burgos revoca el archivo del caso de los exorcismos

La Audiencia Provincial de Burgos ha estimado el recurso de apelación contra la decisión del Juzgado de Instrucción número de 2 de archivar la causa que investiga delitos de malos tratos físicos y psíquicos, amenazas, coacciones y contra la integridad moral cometidos presuntamente contra una menor de edad en el ámbito familiar y en varias sesiones de exorcismo.

La sala ha dictado un auto en el que ordena que las actuaciones continúen con el fin de que se practiquen nuevas diligencias necesarias "para valorar la verdad interina de los hechos denunciados, así como la voluntariedad de la renuncia a la acción de la denunciante y, en suma, la determinación de la naturaleza jurídica de los hechos denunciados", según ha informado el Gabinete de Comunicación de la Audiencia Provincial a través de un comunicado.

  

Las nuevas diligencias pasan por que se recabe del Hospital Fuente Bermeja de la capital burgalesa el historial psiquiátrico completo de la joven, con la finalidad de poder valorar el estado psicológico y si pudo ser sometida a presión para que modificase su posición procesal.

  

Por otro lado, que se proceda por parte del médico forense al reconocimiento personal de la joven denunciante para que informe sobre el grado de voluntariedad en el momento de confeccionar el escrito, por si pudo ser sometida a presión para que modificase su posición, y que el equipo psicosocial, a la vista de sus antecedentes médicos y previo reconocimiento de la joven, se informe del grado de credibilidad y voluntariedad de la misma.

  

Asimismo, se solicita que se practique la oportuna prueba pericial-médico forense para que se valore si, como consecuencia de las actuaciones llevadas a cabo en el momento de los exorcismos y teniendo en cuenta que la denunciante era menor de edad, existe la probabilidad de estar ante la causación de un daño psíquico o un maltrato psíquico, con indicación expresa sobre si la intervención reiterada de un sacerdote exorcista, catequistas, profesores y padres, que "trasladaron a la menor la creencia de estar poseída por el demonio y que realizaron prácticas contra su voluntad", pudo afectar a su capacidad cognoscitiva, volitiva y deambulatoria.

 

SACERDOTE EXORCISTA

  

Las nuevas diligencias instan, también, que se reciba declaración como investigado al sacerdote exorcista a din de que explique las prácticas realizadas a la joven y las finalidades pretendidas con las mismas, y se tome nueva declaración a la joven denunciante, como solicita la defensa de sus padres.

  

La Audiencia Provincial argumenta que "no practicar las diligencias de prueba esenciales para agotar la investigación penal supondría cerrar en falso la instrucción penal, dado que, en el presente caso, se ha acordado el sobreseimiento provisional de la causa, al dar plena prevalencia al contenido de la carta manuscrita verificada por la denunciante, en el que materializa su deseo de retirar la denuncia".

  

La sala señala que, con estas nuevas diligencias, "ninguna culpabilidad se traslada contra las personas denunciadas, ya que si se tiene en cuenta que la separación entre lo cierto y lo falso es compleja, no tanto porque pueda hablarse filosóficamente de verdades materiales y verdades formales, sino porque la interpretación de un mismo hecho puede ser subjetiva y que la verdad subjetiva razonable ha de ser aceptada como suficiente, al menos para propiciar el agotamiento de la investigación penal".