Fernández Santos deja entrever un respaldo a las modificaciones presupuestarias pese a la incapacidad del PP

Foto: EUROPA PRESS

Fernández Santos ha explicado que el apoyo estará sustentado en los compromisos adquiridos con endidades sociales y culturales de la ciudad, así como para dar cumplimiento a los acuerdos. 

El Ayuntamiento de Burgos afronta en 2019 su segundo presupuesto prorrogado consecutivo en este mandato por la "incapacidad" del equipo de Gobierno local del Partido Popular. Así de rotundo se ha mostrado este jueves el concejal del Grupo Municipañ Socialista, Antonio Fernández Santos, quien ha culpado a Javier Lacalle de no haber movido un dedo para llegar a acuerdos con el resto de formaciones. 

 

"El PP y el alcalde Javier Lacalle han sido incapaces de escribir una sola línea de un nuevo presupuesto", ha aseverado Fernández Santos antes de añadir que quien no hace un presupuesto "no puede gobernar".

 

Antonio Fernández Santos ha insistido en que esta situación responde a la gestión de un alcalde "cansado", al que le hacen presentarse a la reelección pese a que él no quiere, y ha destacado que el PP debería haber aprobado en Junta de Gobierno un proyecto presupuestario para 2019, con independencia de que luego lograse o no el respaldo del Pleno. "No han hecho ni el más mínimo intento", ha añadido.

 

El concejal socialista ha señalado además que la prórroga de presupuestos de 2018 respondió a la "incapacidad" del equipo de Gobierno de llegar a algún tipo de acuerdo y se ha preguntado qué habría sido de este mandato sin el trabajo del PSOE, que facilitó la aprobación de las cuentas los dos primeros años de legislatura.

 

Así las cosas, Fernández Santos ha explicado que el Ayuntamiento afronta una anualidad con unos presupuestos prorrogados en los que no tienen cabida algunos compromisos adquiridos, entre ellos los relativos a asociaciones sociales, vecinales o deportivas.

 

Por ese motivo, ha avanzado que el PSOE tratará de que estas entidades dispongan de las cantidades comprometidas este año, si bien ha recalcado que el alcalde y el PP "no se merecen nada y han demostrado no tener ninguna capacidad".

 

Eso sí, el edil, quien ha pronosticado que existirá un remanente de tesorería de entre 30 y 40 millones de euros tras el cierre de 2018, ha insistido en que el apoyo del PSOE será para cumplir de forma estricta con los compromisos adquiridos con estas entidades y, en ningún caso, atenderán "el juego de la bolita" de Javier Lacalle, ni respaldarán ninguna propuesta que, con la excusa de estos compromisos, en su mayoría sociales, pretende incluir el alcalde.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: