Envíos postales: lo que cuesta que los partidos nos llenen el buzón de propaganda

Los enviós de las últimas generales costaron más de 45 millones de euros, a razón de un euro por español. Correos volverá a ser el encargado de la parte postal.

El Gobierno ha encargado a Correos este viernes todo lo relativo a la parte postal de las diferentes elecciones que se avecinan, generales primero, y municipales, autonómicas y europeas después. Esto es algo habitual porque la que fuera empresa estatal es la titular del servicio postal universal, y es la que asume esta tarea habitualmente. Pero tiene un coste: ronda el euro por cada español.

 

El servicio tiene, no obstante, un coste importante. Según los datos publicados, sale a razón de un euro por habitante: unos 46 millones de euros entre los envíos de propaganda electoral, censos, tarjetas del INE, voto por correos.... Eso incluye lo que el Estado paga a Correos por los 139 millones de cartas (dato de 2011) que las formaciones políticas mandaron a los electores, lo que supuso un gasto añadido de 25,8 millones a favor de esta empresa pública.

 

En la campaña de 2016, Correos pagó a sus empleados una gratificación de 114,90 euros por el conjunto de una campaña de quince días de duración. Además, estableció el precio por envíos electorales: 0,062138 euros por envíos con direccíon, 0,025585 euros por envío sin dirección y 0,062138 por las tarjetas del INE. Los dos primeros capítulos corresponden con la propaganda electoral, que pagan los partidos políticos con subvenciones.

 

Correos es prestador del servicio postal universal y con este acuerdo se le imponen unas obligaciones, como disponer de los medios personales y materiales necesarios para asegurar el voto por correo de electores residentes en España, electores residentes ausentes, electores temporalmente ausentes, el personal embarcado, el personal de las Fuerzas Armadas embarcado o en situaciones excepcionales vinculadas con la defensa nacional, y los internos en centros penitenciarios.


Correos también se ocupará de otros envíos realizados por la Oficina del Censo Electoral: las tarjetas censales, envío a los ayuntamientos de las listas electorales del censo de consulta, notificación a los electores de las reclamaciones sobre rectificación del censo, notificaciones a los electores de cambios de local electoral y envío de las listas del censo a los locales electorales.


También tendrá que encargarse de los envíos dirigidos a las personas designadas como miembros de Mesa, de recoger toda la documentación electoral de las Mesas y de enviar la propaganda electoral de partidos y federaciones.