El UBU Colina Clínic no da opción a la sorpresa y ya está en semifinales

Foto: FERNÁN LABAJO

Los gualdinegros se imponen conclaridad en la vuelta ante Fénix Zaragoza (41-7) y ya piensa en el doble duelo ante el Pozuelo. 

Golpe de autoridad del UBU Colina Clínic en su camino hacia la División de Honor del rubgy nacional ante un Fénix Zaragoza que solo duró 36 minutos sobre el terreno de juego de San Amaro. Los de Álvaro González, que ya se traían una renta de 17 puntos de tierras aragonesas, no dieron opción a su rival en la vuelta de los cuartos de final con una segunda parte que fue un festival de ensayos locales. 

 

Con la renta cosechada en Zaragoza, el encuentro comenzó con un conjunto visitante muy bien plantado en el campo, pero muy lejos de poder llevar la manija del encuentro. No obstante, la buena defensa practicada sobre los gualdinegros, a los que mantenían muy alejados de la línea de 22, les permitía mantenerse en partido y soñar con dar la sorpresa. Ante la imposibilidad de inaugurar el marcador con un ensayo, el UBU Colina Clínic optó por tirar a palos en dos golpes de castigos casi consecutviso que Emiliano Calle no perdonó. 

 

El 6-0 en el electrónico obligó al Fénix a dar un paso al frente y a jugar más agresivos para lograr anotar un ensayo que les diera alas para soñar con la remontada de la eliminatoria. Los de San Amaro no se sintieron cómodos y el equipo maño lo aprovechó para tontear en zonas peligrosas durante muchos minutos. Tanto fue el cántaro a la fuente que, al final, se rompió en forma de ensayo visitante por mediación de Federico Pelozzi que Christphe Rey rubricó desde el 'tee'. 

 

Aún con cuatro minutos por llegar al descanso, los gualdinegros le metieron una marcha más y fue suficiente para tomar ventaja en el marcador. Una melé en la línea de 22 avecinó lo que fue el primer ensayo local, logrado de manera sublime por la fortaleza de Lohan Potgieter. De nuevo Calle consolidó con su pateo poniendo en 13-7 el marcador con el que terminó la primera mitad. 

 

Y aunque restaban aún 40 minutos por disputarse, un vendaval ofensivo del UBU Colina Clínic disipó cualquier tipo de reacción del Fénix Zaragoza nada más salir de los vestuarios. Tras cinco minutos rondando la línea de anotación, los visitantes solo pudieron parar a través de faltas que terminaron desembocando en un ensayo de castigo que desató definitivamente al conjunto local. 

 

El equipo zaragozano bajó definitivamente los brazos y, con el rival totalmente desarbolado, los burgaleses jugaron a placer para seguir percutiendo la línea de ensayo hasta en tres ocasiones más. Fueron 'Cefe', Potgieter y Dani Camarero los encargados de sentenciar el encuentro y la eliminatoria con un aplastante 41-7. 

 

Así las cosas, la semana que viene el UBU Colina Clínic comenzará las semifinales del playoff de ascenso a División de Honor frente al C.R. Pozuelo, un equipo que promete dar batalla y que ha accedido a la penúltima ronda tras imponerse al CAU Valencia. La vuelta será en San Amaro dentro de dos semanas. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: