El Real Valladolid piensa en un cambio de escudo para mejorar su proyección internacional

Escudo del Real Valladolid en la fachada del estadio José Zorrilla.

El club ha realizado este martes, a través de una consultora externa, un estudio de mercado presencial entre socios para preguntarles diferentes cuestiones internas

¿Hay algo más sagrado para un aficionado al fútbol que el escudo de su equipo? Probablemente no, pero un interés tan particular como es la proyección a nivel mundial bien podría hacer cambiar de opinión a cualquiera. Y sino que se lo digan al Real Valladolid, que a día de hoy está planteando esta posibilidad que podría hacerse realidad a corto plazo. ¿Cómo? Sí, sí, tal cual lo lee.

 

Y es que el club, a través de una consultora externa, ha realizado este martes un estudio de mercado entre diferentes socios para conocer su opinión sobre diferentes cuestiones. Este ha tenido lugar en el Hotel Juan de Austria, con varios grupos de diez personas a las que se les ha preguntado cosas de todo tipo.

 

“Cómo vemos al club, qué nos parecían los actos que se están llevando a cabo… Éramos una especie de grupo de trabajo en el que teníamos que explicar qué era el club para nosotros”, cuenta una de las personas que ha estado allí pero que prefiere no decir su nombre.

 

“Hemos llegado allí, nos hemos presentado y hemos contado los años que hemos estado de socios. Qué opinión teníamos del club, de la directiva actual... De todo un poco, lo primero que se nos viniera a la cabeza del club, sigue. Y de ahí han salido ideas interesantes, claro. Sin duda la más llamativa la del escudo.

 

“Nos han puesto una presentación del escudo y la forma que este ha tenido durante toda la historia del club, su evolución, y nos han preguntado qué se podría cambiar del escudo actual. Tiene pinta tal y como nos lo han planteado que quieren hacer algo parecido al cambio que han hecho Alavés o Atlético de Madrid, para ver qué nos parecería”. Y es que según esta persona anónima todo apuntaba a que “quieren saber qué idea tendría el aficionado, para no dar puntada sin hilo”. Casi hora y media de ‘interrogatorio ha dado para mucho, pero sin duda este punto es “en lo que más han incidido”.

 

Incluso se ha realizado un curioso ejercicio como el de, a partir de las siglas del club –RVCF-, imaginar cómo sería si se tratase de una persona, tanto en el aspecto físico como en el de personalidad. “Y también cómo la veríamos dentro de diez años”, hace ver el joven aficionado.

 

En cuanto al escudo en el grupo de diez socios en el que ha tenido participación esta persona todos ellos “se han mostrado poco partícipes de cambiarlo”, pero lógicamente será el club quien tenga la última palabra. “La idea que nos querían transmitir era hacer al club más internacional, pensando más en el exterior”. ¿Podría ser algo similar a lo que se presentó para el 90 aniversario del Real Valladolid? Habrá que esperar noticias.