El Programa de Apoyo a la Familia e Infancia de Burgos atendió a 443 familias y 668 menores en 2018

De los casos atendidos de riesgo grave se ha alcanzado en un 78 por ciento los objetivos en grado suficiente para garantizar el bienestar de los menores.

El Programa de Apoyo a la Familia de Burgos atendió a lo largo del pasado año a 443 familias y 668 menores a través de los doce profesionales especializados en Familia e Infancia y que forman cuatro equipos de psicólogos y educadores familiares.

 

Según los datos facilitados a Europa Press por fuentes municipales, a veces los adultos, por distintas circunstancias, no son capaces de dar respuesta a las necesidades de los más pequeños y aparecen situaciones "de crisis, ruptura de pareja o incluso comportamientos de desprotección en la infancia", pero la Administración puede ofrecer la ayuda adecuada para afrontar estas situaciones.

 

Se constata un año más que el perfil tipo de familia mayoritario corresponde a familia monoparental de madre, separada o divorciada, con baja cualificación profesional, precariedad económica y una media de dos hijos a cargo.

 

Se siguen apreciando dificultades a la hora de detectar casos de menores en la primera infancia (0-4 años) debido a las características de este tramo de edad, además de que se ve necesario aumentar la concienciación y detección temprana en aquellos casos de riesgo prenatal.

 

De los casos atendidos de riesgo grave se ha alcanzado en un 78 por ciento los objetivos en grado suficiente para garantizar el bienestar de los menores.

 

Por otro lado, a través del programa 'Educar en Familia' es un programa psicoeducativo desarrollado a través de talleres dirigidos a padres y madres donde se trabajan habilidades, conocimientos y estrategias para afrontar la crianza de sus hijos. A lo largo del pasado año se han realizado tres talleres entre los meses de abril y mayo, con 37 familias participantes, y 69 menores mientras que el programa 'Construyendo mi futuro', dirigido a adolescentes de entre 13 y 17 años, participaron 63 jóvenes con los que se trabajó en los indicadores de riesgo con mayor incidencia como es pasar mucho tiempo solo en la calle, el abuso de sustancias tóxicas o de tecnología, la soledad, o familias de origen con dificultades socioeconómicas.

 

A través de este programa se trabajó con los adolescentes en actividades que les motiven como la práctica de deportes, talleres de cocina, bailes, manualidades y salidas y excursiones.

 

El programa 'Cuidado a la Infancia', que permite facilitar el cuidado de niños para atender situaciones puntuales o temporales en las que los padres acuden a actividades de formación, laborales o de inserción laboral, atendió el pasado a 8.940 niños.

 

Así se atendió a 1.071 menores en centros de día, 166 menores recibieron cuidado a domicilio y 7.489 cuidado grupal (fueron 34 niños que solicitaron 304 usos). El principal motivo que lleva a los padres a hacer uso de este servicio es el laboral, en el 64,64 por ciento de las veces.