El peor momento de la vida de David y Jaime, dos burgaleses protagonistas del terremoto de Indonesia

Vivieron unas 50 horas dramáticas en la isla de Gili Air, muy cerca de Lombok, donde se produjo el principal seísmo. Se quejan del desamparo de la embajada española. 

Nada hacía presagiar hace una semana que David y Jaime, dos burgaleses de 35 años, que el domingo a eso de las 9 de la noche hora local, cuando se disponían a cenar, iban a vivir el que probablemente ha sido el momento más dramático de sus vidas. El suelo de la isla Gili Air, en Indonesia, muy cerca de Lombok, comenzó a temblar y los edificios y paredes a desprenderse. Estaban siendo testigos de un terremoto de 6,7 grados en la escala de Richter. 

 

"Es indescriptible lo que sentimos", relata David, quien explica que el suelo comenzó a moverse de lado a lado cuando se encontraban en un restaurante. Rápidamente, él y Jaime salieron de allí y pensaron en resguardarse en algún lugar donde estar fuera de peligro. "Todo caía, vimos como un muro se desprendía encima de un hombre, así que decidimos ir a un descampado donde no pudiera caernos nada", cuenta.

 

En dicho descampado, permanecieron las siguientes 36 horas junto con otras 300 personas, medio centenar eran españoles y una de ellas, una chica llamada Sandra, paisana de Burgos. "Hubo momentos muy confusos, con varias réplicas de diferente intesidad, personas rezando a Alá y amenazas de tsunami".

 

Durante esas horas críticas, trataron de solicitar ayuda a la embajada, pero la diplomacia les remitía a las autoridades locales. "Ha sido vergonzoso cómo nos han tratado", insiste una y otra vez David, quien asegura que en ese momento solo quería salir de Indonesia. Tras coger un barco hacia Lombok embarcaron en un avión destino Yakarta, capital del país asiático, que fue zarandeado a su paso por el volcán Rinjani.

 

Una vez en Yakarta, ambos decidieron poner tierra de por medio, en un principio pensaron en volver a España, pero finalmente apostaron por marcharse a Kuala Lumpur (Malasia), donde se encuentran en la actualidad. "Ha sido, sin duda, el momento que más miedo he pasado en mi vida", asegura este burgalés.

 

En Malasia, donde siguen de vacaciones Jaime y David, pretenden estar hasta el 17 de agosto, cuando tienen programada su vuelta a España. A pesar de que pretenden vivir el presente y no pensar en el pasado ni en lo que les deparará el gfuturo, siguen teniendo en la cabeza ese terremoto que se ha llevado la vida de más de un centenar de personas.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: