El nuevo colegio de Villímar sustituirá al Marceliano Santamaría de la barriada Inmaculada

El consejero de Educación, Fernando Rey, anuncia esta decisión y una inversión de 7 millones de euros para la creación de este nuevo centro educativo. 

El nuevo centro educativo del barrio de Villímar, en la capital burgalesa, contará con un presupuesto de 7 millones de euros y sustituirá al actual colegio Marceliano Santa María de la barriada Inmaculada. Así lo ha anunciado esta mañana el consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Fernando Rey. 

 

Tras visitar junto al alcalde Javier Lacalle las instalaciones del centro docente Marceliano Santa María, Rey ha recordado que los presupuestos autonómicos incluirán este ejercicio una partida de unos 60.000 euros para iniciar la tramitación del futuro colegio y ha explicado que desde la Junta de Castilla y León se está a la espera de recibir de forma jurídica la parcela cedida por el Ayuntamiento de Burgos para su construcción.

 

El consejero ha avanzado, además, que la construcción del nuevo centro docente de la capital burgalesa contará con un plazo de ejecución de tres o cuatro años, de tal modo que el colegio podría abrir sus puertas en el curso 2021/2022.

 

Respecto a la nueva dotación, el consejero de Educación ha asegurado que "estará a la vanguardia" en cuanto a pedagogía y equipamiento, al tiempo que ha recordado que, desde el Gobierno autonómico, se ha apostado por una nueva filosofía que abarca tanto al contenido como al continente de los centros.

 

Por otro lado, ha explicado que el nuevo colegio de Villímar tendrá el doble de capacidad de alumnado que el actual centro de la barriada Inmaculada, con lo que la previsión pasa por que alcance los 450 escolares. Ante la posibilidad de que se mantenga el nombre del actual centro en la futura dotación, el alcalde Javier Lacalle ha señalado que no será él quien se atreva a reitrar el nombre de Marceliano Santa María al colegio, si bien ha recordado que la decisión dependerá de la comunidad educativa.