El Festival de Televisión ve en Burgos su sede fija para el futuro

Desde la organización del evento consideran la tercera edición muy positiva y aseguran que las televisiones han quedado encantadas. Por su parte, los hosteleros afirman que el beneficio ha sido nulo.

El Festival de Televisión de Primavera llegó a Burgos como primera acción de la nueva Sociedad de Promoción con el objetivo de colocar durante tres días a la ciudad en el mapa. El gran éxito cosechado durante ocho años en Vitoria, sumado a la aceptación obtenida en su edición de primavera en Murcia y Albacete, fueron el detonante para que el Ayuntamiento, la Diputación, la Fundación Caja de Burgos y la Junta de Castilla y León se embarcaran en este proyecto.

 

Para este evento, que desde un primer momento se presentó como una acción promocional que reportaría mucho beneficio a la ciudad y donde la organización pretendía echar raíces, se invirtieron un total de 140.000 euros (en un principio iban a ser 150.000) de los cuáles, 50.000 eran aportados por el Consistorio a través de esta Sociedad de Promoción, 40.000 por la Fundación Caja de Burgos, 30.000 por parte de la Diputación y 20.000 por parte de la Junta de Castilla y León.

 

Durante tres días, cadenas como Movistar +, Antena 3 o TVE han presentado algunas de sus novedades para lo que queda de temporada. Un programa que, sin embargo, ha quedado algo pobre a juicio de muchos espectadores y de algunos medios especializados, sobre todo a causa de ausencias notables como la de Andreu Buenafuente por motivos de salud, la cual Joseba Fiestras, organizador del evento, califica de “un palo muy gordo”.

 

No obstante, la organización del evento considera que la “acogida del público ha sido muy buena, sobre todo por las conversaciones mantenidas con las cadenas”. A pesar de que, según reconoce Fiestras, aún no tienen datos de asistencia, considera que se “ha vivido con más intensidad que en Albacete y Murcia”.

 

DUDAS EN EL PROGRAMA Y LA DIFUSIÓN DE LA CIUDAD

 

Tal y como reconocen desde la organización, la ausencia de Buenafuente fue muy sensible, ya que era uno de los ‘cabezas de cartel del Festival’. Además, desde medios nacionales como Periodista Digital se echaban de menos “estrenos impactantes” y se destacaba que “el problema es que normalmente no tiene un programa tan rico y/o abultado como el del certamen original y este año se ha notado más que nunca”. No obstante, se reconocía que en Burgos se les había tratado “mejor que en ocasiones antetiores”.

 

En cualquier caso, si echamos un vistazo al programa del pasado año en Albacete, descubrimos que, con menos presupuesto, el programa fue más atractivo tanto en estrenos (La Embajada, El Hombre de tu vida, Outlander…), como en personalidades (José Corbacho, Frank Cuesta, Belén Rueda, Maxi Iglesias, José Mota…).

 

Aunque Joseba Fiestras afirma que durante los tres días el Festival de Televisión ha tenido repercusión en los medios, con 5 conexiones en directo de TVE y otras 3 en Atresmedia, lo cierto es que parece un bagaje algo pobre para la inversión que ha supuesto por parte de la ciudad, ya que en dichas conexiones los protagonistas eran los estrenos y no la ciudad en sí.

 

Esta opinión es mantenida por el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería, Luis Mata, quien asegura que “la repercusión mediática ha sido más en la prensa local, ya que ha habido muy pocos minutos de programación nacional”. Por esta razón, desde este sector “no terminan de ver la celebración de este evento”.

 

RETORNO ECONÓMICO

 

Partiendo de la base de que el Ayuntamiento ha aportado 50.000 euros para celebrar este Festival, desde la Federación de Hosteleros aseguran que el beneficio para los hoteles y restaurantes de la ciudad ha sido “nulo”. Según Mata, lo más destacado ha sido el movimiento en habitaciones de hoteles por parte de montadores, actores y demás personalidades del Festival, aunque, en palabras del presidente del sector, “ha sido muy poquito”.

 

Cabe destacar que, en el presupuesto facilitado por la organización del evento al Ayuntamiento se incluía el coste de hoteles, transporte y logística (para las propias televisiones, actores e incluso la prensa nacional), por lo que dichas habitaciones, previsiblemente, las ha pagado el propio Consistorio y el resto de instituciones colaboradoras. No hay evidencias objetivas de que nadie haya venido a Burgos a ver el Festival de Televisión.

 

¿VOLVERÁ A CELEBRARSE?

 

El presidente de FilaDos, empresa organizadora del evento, asegura que “las cadenas están encantadas y creemos haber encontrado en Burgos una sede fija para el Festival de Televisión de Primavera”. No obstante, se emplazan a una conversación con las diferentes instituciones para llegar a un acuerdo que interese a ambas partes.

 

La duda está en el precedente creado durante las ediciones anteriores. En Albacete, por ejemplo, quedaron de la misma manera que indica Fiestras. Sin embargo, desde el Ayuntamiento y la Diputación de la localidad aseguran a TRIBUNA que no volvieron a ponerse en contacto con ellos y que se enteraron por la prensa que se celebraría la tercera edición en Burgos.

 

Hay que destacar que la cantidad aportada por el Ayuntamiento de la ciudad manchega para la celebración de este evento fue de 8.000 euros (más de cinco veces menos que Burgos) de un total de 78.000, por lo que el Festival de Primavera celebrado la semana pasada costó 62.000 euros más que el de 2016.

 

Ahora toca esperar a que se conozcan los datos de participación y a que las diferentes instituciones implicadas se manifiesten acerca de este evento de cara a conocer si seguirán invirtiendo dinero en una actividad de promoción que ha despertado algunas dudas en sectores como el de la hostelería y que ha dejado un programa ciertamente mejorable.

Noticias relacionadas