El FC Barcelona revive su particular 'Roma 2.0'

La novena final de 'Champions' casi se tocaba, pero una nueva infausta noche, reviviendo la pesadilla sufrida en del Olímpico de Roma, quebró de nuevo el sueño de un equipo que deberá esperar al menos un año más para saborear su sexta 'Orejona'.

El FC Barcelona enterró este martes todas sus opciones de alzar su sexta Liga de Campeones al caer en Anfield (4-0) y desperdiciar un jugoso 3-0 en la ida de semifinales, una derrota, la única en Europa esta temporada, que finiquita de la peor forma un camino sólido y con Leo Messi emergiendo como el máximo goleador de la competición con 12 tantos.

 

La estrepitosa derrota en la vuelta ante el Liverpool, que recordó a la dolorosa noche del Olímpico, alejó al Barça del sueño del triplete después de un torneo en el que han cosechado ocho triunfos, tres empates y solo esta derrota, que además termina con su invicto.

 

Los de Ernesto Valverde firmaron una casi inmaculada fase de grupos junto a Tottenham, Inter de Milán y PSV Eindhoven, donde solo los italianos, en el Giuseppe Meazza (1-1), y los ingleses, en el Camp Nou (1-1), pudieron restarle puntos con dos empates.

 

El 4-0, con triplete de Leo Messi, con el que abrieron la campaña en Europa ante el cuadro holandés hacía prever una primera fase tranquila, que los azulgranas terminaron primeros de grupo (14) por delante de los 'Spurs' con 14 goles a favor y solo 5 en contra.

 

Todo ello, sostenidos por la efectividad anotadora del astro argentino; al 'hat-trick' del debut le siguieron el doblete ante el Tottenham (2-4) en la segunda jornada y otro tanto ante el PSV (1-2) en la quinta.

 

Con oficio salvaron también el 0-0 con el que abrieron las eliminatorias en casa del Olympique de Lyon. En la vuelta de octavos en el Camp Nou, de nuevo Messi, que terminó el partido con dos goles, desatascó a un Barça que se ensañó con los franceses (5-1) y comenzó a dar muestras de que este podía ser su año.

 

En el horizonte de cuartos se cruzaba ya el primer rival de entidad, el Manchester United. Un tanto en propia meta de Luke Shaw a los 12 minutos del partido de ida en Old Trafford les ofrecía una tibia ventaja (0-1) para cerrar, una vez más, la eliminatoria en el coliseo azulgrana.

 

Y el conjunto culé no falló a su cita con su público. Espoleado por más de 96.000 gargantas, Messi estableció el 2-0 a los 20 minutos, y Coutinho cerró la cuenta para dar una paso más hacia la "copa tan linda" que reclamó para sí 'la Pulga' el pasado verano.

 

El último escollo para luchar por ella en la final del Wanda Metropolitano sería el Liverpool, el primero de los equipos esta temporada que puso en serios apuros al equipo catalán. Barcelona abriría la eliminatoria, que comenzó con los de Jürgen Klopp acosando y sin complejos en el 'templo' azulgrana.

 

Solo el gol de Luis Suárez a los 26 minutos rompió el festival de ocasiones 'red', y, para desbaratar cualquier atisbo de reacción, Messi emergió y anotó dos tantos, el último un magnífico libre directo con el que alcanzaba los 600 goles con el Barça, para dar un poco de tranquilidad de cara a Anfield.

 

La novena final de 'Champions' casi se tocaba, pero una nueva infausta noche, reviviendo la pesadilla sufrida en del Olímpico de Roma, quebró de nuevo el sueño de un equipo que deberá esperar al menos un año más para saborear su sexta 'Orejona'.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: