El Burgos vuelve a meterse en problemas

Los blanquinegros suman su segunda derrota consecutiva (2-1) ante el Lealtad y se acercan peligrosamente a la zona de descenso. 

Segunda derrota consecutiva de un Burgos C.F. que está volviendo a pasar por un pequeño bache de resutados y de fútbol. Tras haber realizado un buen inicio de segunda vuelta que invitó al optimismo, los castellanos vuelven a mirar de cerca el descenso tras caer en Villaviciosa por 2-1 ante el CD Lealtad. El conjunto blanquinegro fue muy inferior a los asturianos y sólo en la última fase del encuentro parecieron estar a la altura de las circunstancias. 

 

Los primeros minutos del encuentro fueron claramente visitantes. La escuadra dirigida por Manix Mandiola adelantó las líneas para ejercer presión en la salida del balón de los contrarios y consiguieron su cometido e, incluso, llevaron peligro a la meta defendida por Porrón. Fito Miranda avisó con un disparo que salió lamiendo la cepa del poste tras un rechace de Carlos Ramos. Acto seguido, de nuevo el ariete blanquinegros estuvo a punto de conectar con un buen centro Jorge Fernández. 

 

A partir de ese momento, el Burgos se fue diluyendo y se perdió en la propuesta del CD Lealtad. Popa evitó el primero en el minuto 16 tras un barullo en el área. Poco después, la amenaza asturiana terminó convirtiéndose en realidad gracias a que Robert aprovechó un error en la cordinación de los centrales blanquinegros para batir a Toni Lechuga. El tanto dejó tocado al equipo visitante y dio alas a los locales, que se mostraron muy cómodos. De nuevo Fito, antes del descanso, pudo poner el empate, pero su disparo lo despejó a córner Porrón. 

 

En la segunda parte, el equipo de Villaviciosa salió a cerrar el partido y ya desde el primer minuto se vieron claras las intenciones. Mendi disparó desde fuera del área que obligó a Toni a emplearse al máximo. En el 60', un error similar al de la primera mitad fue aprovechado por David Grande para plantarse ante el guardameta blanquinegro y batirle sin piedad. 

 

Mandiola metió más madera al campo. Montero sustituyó a Carlos Ramos y Diego Suárez a Álvaro Antón. Los blanquinegros se volcaron para tratar de buscar el empate con balones largos y con centros desde la banda izquierda, pero no eran capaces de lograr el tanto que les metiera de nuevo en el encuentro. Tuvo que ser un penalti en el 88' por mano clara de Álex, lo que diera esperanza al Burgos. Fito transformó y quedaban cinco minutos, con el añadido, para intentar la igualada. Un empate que pudo llegar sobre la bocina con un libre directo de Jorge Fernández, pero una vez más Porrón salvó la victoria de los suyos. 

 

La derrota obliga a los de Mandiola a puntuar cuanto antes sino quieren volver al descenso directo. La semana que viene se verán las caras con el Real Valladolid B en El Plantío, un encuentro complicado y en el que no valdrá otra cosa que no sea la victoria.