Actualizado 04:14 CET Versión escritorio
Burgos

El Barça desarma al Madrid en un Clásico azulgrana

Los de Pesic dominan desde el primer minuto hasta el último para redoblar confianza de cara al asalto al título.

Publicado el 11.03.2018

El FC Barcelona Lassa fulminó (94-72) al Real Madrid este domingo en la jornada 22 de la Liga Endesa celebrada en el Palau Blaugrana, una nueva dosis de confianza de cara al desenlace de la temporada a costa del líder y eterno rival, como ocurriera en la Copa del Rey y dos semanas después de otro Clásico bien distinto en Euroliga.

 

Svetislav Pesic corrigió errores con respecto a aquel choque europeo en el que cayó el Barça por 27 puntos. De nuevo con bajas pero con otra cara bien distinta, el cuadro local se comió al Madrid con un despliegue defensivo y de acierto, para responder a las victorias de Baskonia y Valencia Basket en la segunda plaza.

 

Un Madrid sin el lesionado Luka Doncic encajó la derrota más dura de la temporada, la tercera del curso liguero --dos ante el Barça y la otra en Andorra--, con la peor anotación. Un 2 de 20 en triples tuvo gran parte de la culpa, así como la gran defensa culé y el acierto coral en los locales, con Heurtel (21 puntos y 22 de valoración) y Oriola (17 y 20) destacados.

 

La necesidad dispar pareció clave en el quinto Clásico de la temporada. Un Madrid cómodo en el liderato con un colchón de cinco victorias comenzó dormido, ante un Barça dispuesto a seguir creciendo con Pesic y alcanzar la mejor posición liguera posible. Un quinteto de circunstancias, por las bajas de Hanga, Sanders y Séraphin, funcionó a los locales (19-6).

 

La defensa culé fue más hierro aún en los pies blancos, incapaces de encontrar ritmo, ni acierto en las muñecas. Reaccionó el cuadro de Laso y provocó cuatro minutos sin anotar en los azulgrana, para maquillar el primer parcial. Sin embargo, el intercambio de canastas destacó a los de Pesic, con el acierto de tres de Koponen, Ribas y Heurtel, para irse de 16 al descanso (45-29).

 

Tras el descanso, el Madrid confirmó su mal día. Los de Laso anotaron una canasta de campo en el tercer cuarto y ampliaron su desastre en el triple a uno anotado de 17 intentos. Moerman lideró el tercer asalto culé, para afianzar la veintena de ventaja en el marcador y redoblar el instinto local de fulminar al eterno rival.

 

Y es que no quiso levantar el pie el Barça, como no lo hizo el Madrid hace dos semanas, para cerrar una victoria --la mayor sobre los blancos en los últimos nueve años-- que redobla la confianza culé en buscar la reconquista liguera. Un aviso para un Madrid líder aún sobrado pero con la exigencia de la Euroliga que no tiene un Barça ya sin opciones.

COMENTARComentarios