El Ayuntamiento paga al Arzobispado 25.000 euros anuales por misas y responsos del Cementerio sin convenio desde 2011

El nuevo contrato fue rechazado por la Comisión de Sanidad con los votos en contra de PSOE e Imagina porque consideran que el recinto es municipal y debe estar abierto a más confesiones. 

Ayuntamiento de Burgos y Arzobispado tenián un convenio en el que se abonaba anualmente 25.000 euros en concepto de misas, acompañamiento hasta la tumba y el correspondiente responso en el cementerio municipal. Sin embargo, dicho acuerdo concluyó en el año 2010 sin que nadie lo renovara, por lo que el Capellán del recinto siguió realizando esos servicios sin un contrato de por medio. 

 

El Arzobispado desconocía la finalización del convenio y tampoco emitió facturas, según fuentes consultadas por TRIBUNA BURGOS, pero sí reclamó el pago por los servicios. Sin embargo, al no existir nada que lo sustentase, dichas facturas no pudieron meterse en el Plan Montoro. "El Ayuntamiento nos reconoció que no podían incluirlo en los presupuestos debido a la crisis, pero nosotros seguimos prestando el servicio", indica Vicente Rebollo, Vicario de Economía.

 

No obstante, la deuda se mantuvo, ya que continuaron realizando dichas misas y responsos hasta el 2016, cuando la Comisión de Hacienda aprobó la llamada Cuenta 413, en la que se incluyeron 125.000 euros de las anualidades pasadas. "Estábamos obligados a pagar porque demostraron que habían realizado esos servicios", reconoce el concejal de Hacienda, Salvador De Foronda. 

 

Paralelamente, se comenzó a redactar un nuevo Convenio enrte Ayuntamiento y Arzobispado en el que, a petición del resto de grupos, se cambiaron ciertas cláusulas. Entre otras, se incluía la posibilidad de que se realizara otro de similares características en el caso de que fuera requerido por otras confesiones, se reducía el número de oficios y el precio final se quedaba en 14.000 euros, un 36% más barato.

 

Sin embargo, estas condiciones tampoco fueron aceptadas por PSOE e Imagina, quienes consideran que no se debe hacer un convenio específico con una confesión en particular, sino que se debe licitar de una manera que "se ceda el uso del espacio, sea de la religión que sea, no exclusivamente con el Arzobispado", tal y como comenta el concejal socialista David Jurado.

 

Se abre entonces el debate de si es justo que el Ayuntamiento -o lo que es lo mismo, los ciudadanos- esté pagando al Arzobispado por un servicio que sólo reclaman los católicos y no por ritos de todas las religiones. "Lo lógico es que las funerarias incluyeran estos servicios en sus seguros y que el cementerio sea abierto a todos, no solo a la confesión católica", puntualiza Jurado.

 

Por otro lado, cabría la interpretación de todos aquellos burgaleses que no sean de ninguna confesión, que ni siquiera vean justo que entre todos se tenga que pagar por un servicio religioso que, como reseña el edil socialista, debería estar incluido en lo que ofrecen las funerarias.  

 

Mientras tanto, el Cementerio de San José sigue contando con un capellán que realiza todo este tipo de servicios sin contrato y, según afirma Vicente Rebollo, sin cobrar a la espera de la firma del nuevo convenio, el cual esperan que se concrete en próximas fechas. 

 

¿Qué pasará entonces con el convenio? La oposición teme que salga adelante 'por la vía rápida' sin contar con ellos, es decir, a través de la Junta de Gobierno, como se viene haciendo con algunos asuntos. Desde luego, la concejala responsable, Lorena De la Fuente, reconoce que quiere agilizar los trámites, sobre todo de cara al día de Los Santos, por lo que parece que el acuerdo entre Ayuntamiento y Arzobispado saldrá adelante.