Actualizado 14:35 CET Versión escritorio
Burgos

El Ayuntamiento no pagará a Aguas de Burgos a pesar de haber 1,8 millones presupuestados

Carolina Blasco asegura que se abonarán las facturas atrasadas por un valor de 1,2 millones, pero nadie autorizará ese pago. 

Publicado el 12.04.2018

El asunto de las facturas impagadas por parte del Ayuntamiento de Burgos a la Sociedad de Aguas sigue sin resolverse y tiene visos de que así seguirá en el tiempo. Y es que, a pesar de que en las modificaciones presupuestarias, concretamente la que afecta a la llamada 'Cuenta 413' de pago a proveedores, contempla una partida de 1,8 millones para abonar los retrasos, éste no se llevará a efecto, al igual que en años anteriores. 

 

La portavoz del Equipo de Gobierno Municipal, Carolina Blasco, ha señalado que existen una "Ordenanda Fiscal donde se establece una tasa que está prevista para el consumo de agua del Ayuntamiento de Burgos", por lo que, ha añadido, "la Sociedad de Aguas ha facturado las cantidades que el Consistorio iba consumiendo". Sin embargo, ha reconocido que "algunas secciones, porque no todas", dejan de remitir esas facturas porque en base a un informe de Secretaría General se considera que no se deben abonar, lo que provocó esta acumulación. 

 

Pero Intervención no opina de igual forma y, entendiendo que se trata de una tasa, la ha incluido en la modificación presupuestaria, concretamente en la cuenta '413', entrando en conflicto con la opinión del órgano de gestión tributaria. Es aquí donde viene el lío y el razonamiento de por qué no se debe y no se pagará ese 1,8 millones de euros. 

 

Según apuntan fuentes de la concejalía de Hacienda a TRIBUNA BURGOS, "las facturas de agua no se pueden pagar de la 413 porque hay un decreto del alcalde al que avalan cinco informes". Por tanto, se debe llegar a un acuerdo para reducir el canon de aguas y, de manera paralela, anular todas las facturas porque "nunca se van a pagar". 

 

En este sentido, estas mismas fuentes recuerdan que "las facturas de aguas no computan en el periodo medio de pago a proveedores", esto sucede porque "no son facturas comerciales porque es una tasa y las tasas las impone el Ayuntamiento, que sería acreedor y deudor y se quedaría en 0", al tiempo que añade que "cuando un ciudadano deja de pagar quien lleva la vía de apremio es el Consistorio, no la Sociedad".

 

Por último, recalcan que "cuando se creó la Sociedad de Aguas, en el 2009, no se cobraba, y tampoco en los años posteriores hasta que en 2013 comenzó a emitir facturas". En este sentido, se preguntan "¿por qué se cambia el criterio y se va en contra de los informes?". Unos informes que, junto con el decreto del alcalde, mantendrán esas facturas impagadas. 

COMENTARComentarios