Diputación y Arzobispado renuevan el llamado 'convenio goteras'

El presidente de la Diputación, César Rico, junto al arzobispo de Burgos, Fidel Herráez./ F.L.

La institución provincial volverá a aportar 400.000 euros y la Diócesis 200.000 para la restauración de templos de Burgos, la mayor parte de ellas para arreglos en los techos. 

Un año más, la Diputación de Burgos y el Arzobispabo han suscrito un convenio para la restauración de parroquias de diferentes municipios. Como viene siendo habitual desde 2010 es la institución provincial la que soporta la mayor cantidad económica, concrétamente 400.000 euros, mientras que la Diócesis ayuda con 200.000. 

 

De nuevo, la Diputación no puede contar con la ayuda de la Junta de Castilla y León, que hace unos años ayudaba con otros 200.000 euros. El presidente, César Rico, ha explicado que desde la consejería de Cultura y Turismo les han hecho saber que no disponen de una partida específica en los Presupuestos, pero han prometido que "tratarán de volver a incluirla en los próximos ejercicios". 

 

El arzobispo de Burgos, Fidel Herráez ha respondido de manera similar cuando ha sido preguntado si la Diócesis recuperará la partida de 400.000 euros que aportó hasta el año 2008. Herráez ha destacado que la institución religiosa "siempre aporta los medios que le son disponibles", dejando caer que si su situación mejora recuperarán dicha cantidad

 

Además, el nuevo arzobispo ha agradecido la aportación de la Diputación de Burgos para la conservación de unos templos que, tal y como ha señalado, "no son para un uso cerrado de un ente privado, sino para que todos los ciudadanos puedan disfrutarlo". En este sentido, se ha mostrado sorprendido por la responsabilidad que los vecinos de los diferentes municipios muestran hacia sus parroquias. 

 

El convenio suscrito por ambas insituciones pretende llegar a unas 25 parroquias de la provincia con el principal objetivo de culminar las últmas fases de aquellas que ya fueron beneficiarias con anterioridad, y a las que se presentan por primera vez pero pueden ser terminadas este año. La mayoría de estas reformas son de cara a solucionar problemas en los tejados, como humedades o goteras. 

 

Desde que en 1993 se comenzara esta serie de colaboraciones entre la Diputación y el Arzobispado, 1.156 parroquias se han beneficiado de este convenio y se han invertido casi 18 millones de euros.