Diez normas para hacer más seguros los viajes en coche de este puente

La documentación del coche, su mantenimiento, observar las normas de circulación y descansar son las claves.

Diciembre es un mes de mucho tráfico en las carreteras por los desplazamientos vacacionales. Primero, con motivo del Puente de la Inmaculada/Constitución, donde se estiman unos 7 millones de desplazamientos, y después con la llegada de las navidades, época en la que cifra sube hasta unos 17 millones. Por eso no está de más recordar algunas pautas para que nuestros viajes por carretera en coche sean más seguros.

 

Tener todo en regla: antes de cualquier viaje, lo primero que se debe hacer es comprobar que todos los documentos están al día. Por ejemplo, que se haya pasado la ITV, el vehículo esté asegurado o que no se haya caducado el carnet de conducir.

Revisar el vehículo: el coche o moto tienen que estar a punto. Por eso, se hace indispensable medir la presión de los neumáticos, analizar el estado de las luces o asegurarse que funcionan correctamente los cinturones de seguridad.

Equipar correctamente el coche: por ley, el conductor debe llevar en su maletero al menos un chaleco reflectante y dos triángulos homologados de señalización de peligro en caso de avería. Tampoco hay que olvidarse de llevar una rueda de repuesto, por si acaso.

Planificar la ruta: antes de salir, es recomendable tener claro cuál es el camino a seguir para no dar pie a ningún imprevisto. Conocer de antemano dónde están las áreas de descanso o la ubicación de las gasolineras evitará que el viaje sea tedioso.

Mirar el estado de las carreteras: las nuevas tecnologías (las apps o páginas web) y la radio informan en tiempo real de la situación del tráfico, lo que ayudará a evitar tramos donde haya retenciones.

Comprobar el tiempo meteorológico: ¿va a llover o a nevar? Esa pregunta es clave antes de partir. Si hay algún tipo de riesgo, es indispensable llevar cadenas para evitar un aislamiento y, sobre todo, ser consciente de que se cambia la forma de conducción. Al mismo tiempo, y si se puede, es aconsejable viajar durante el día y más aún por la mañana, ya que en invierno hay menos horas de sol.

Respetar las normas de seguridad: aunque parezca evidente, nunca está de más recordar normas tan básicas como respetar los límites de velocidad, la distancia de seguridad o mantener la mirada en la carretera.

Al volante, nada de alcohol: en estas fechas es normal festejar con unos grados de alcohol. Si se decide beber, no hay que coger el coche. 

Los cinco sentidos, al volante: el 35% de los accidentes en España se produce por una desatención del conductor. Durante el trayecto no hay que mirar el móvil, fumar, configurar el GPS o buscar nada en la guantera. Para ello, pueden ayudar el resto de los pasajeros o, sencillamente, se aparca el turismo.

Descansar cada dos horas: todo el mundo quiere llegar cuanto antes a su destino, pero la prisa puede jugar una mala pasada, como por ejemplo que uno se vea invadido por la fatiga. Por eso, hay que hacer un alto de 10 minutos cada dos horas. Además, es importante que las comidas sean ligeras. Alimentarse contundentemente provoca una sensación de sueño en el conductor, un efecto que se agudiza si coincide con la hora de la siesta.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: