Cristiano Ronaldo le gana a Messi el 'balón de oro' del fraude fiscal

Messi y Cristiano Ronaldo, camino de los juzgados por delitos fiscales. Fotos: EP

Los técnicos de Hacienda lamentan la baja condena impuesta al portugués y destacan que defraudar a las arcas españolas le ha salido más barato que a Messi.

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) lamentan la excesiva benevolencia de la sentencia dictada esta mañana contra Cristiano Ronaldo, que reduce sustancialmente las cuotas defraudadas del año 2014, rebaja las multas en 25 millones de euros por debajo del mínimo que hubiera correspondido de acuerdo con la denuncia inicial de la Fiscalía, y las penas quedan justo en un total de 24 meses, si bien se sustituyen por una multa de 360.000 euros para garantizar que no entre en prisión. De esta manera, el portugués consigue una condena mucho más laxa que la impuesta a Messi y su padre, lo que permite concluir que “Ronaldo ha ganado por goleada a Messi en los Tribunales”.

 

En concreto, se han rebajado entre un 16 y 20% las cuotas defraudadas de 2011 a 2013, y la de 2014 baja nada menos que hasta los 568.479 euros, frente a los 8,5 millones que denunciaba inicialmente la Fiscalía, y la calificación de este delito agravado baja al tipo normal del delito contra la Hacienda Pública, a pesar de que el fraude de 2014 se produjo igualmente con la interposición de una sociedad pantalla, Tollin Associates LTD, domiciliada en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes.

 

Además, los Técnicos consideran que, en un caso de fraude fiscal tan excepcional como éste, con dos delitos fiscales y otros dos delitos agravados, la conformidad en las multas no debería bajar del importe mínimo que prevé el Código Penal y que incluso podría haber alcanzado una cantidad superior hasta el máximo de seis veces la cuota defraudada. En cambio, la Fiscalía y la representación de la AEAT han aceptado una rebaja de las multas en 6,5 millones hasta situarlas en un total de 3,2 millones.

 

Los técnicos de Hacienda creen desmesurada la rebaja de las sanciones, que quedan finalmente entre el 40 y 60% de los delitos cometidos, siendo su importe menor al que hubiese impuesto Hacienda, de no denunciar los delitos, incluso con las reducciones de conformidad y pago en plazo, pago que Ronaldo ha pospuesto al 13 de julio de 2018, más de un año después del final de las investigaciones.

 

Los técnicos recuerdan que Ronaldo se aprovechó del régimen de impatriados, derogado parcialmente a partir de 2010 y conocido popularmente como ley “Beckham”, que ha permitido dos privilegios al jugador. Por una parte, optar hasta 2014 por tributar por el Impuesto de la Renta de no residentes al 24% en 2011 y al 24,75% de 2012 a 2014, en vez de al tipo marginal del IRPF -como hubiera tenido que hacer cualquier otro residente español-. Y, por otro, tributar únicamente por los ingresos obtenidos o generados en España, y no por las rentas extranjeras, a diferencia de lo que tendría que haber hecho cualquier residente español -tributando en el IRPF por su renta mundial-.

 

En cambio, Leo Messi debía tributar por su renta y patrimonio mundial (la obtenida en España y en el extranjero) en el IRPF al ser residente en España. Y dado el volumen de rentas obtenidas, estaban básicamente gravadas en el tramo superior de las escalas al tipo marginal del 54,26% en 2007, 2008 y 2009 en Cataluña. Las cuotas defraudadas de los tres delitos contra la Hacienda Pública alcanzaron los 4,1 millones en las declaraciones del IRPF de 2007, 2008 y 2009.

 

Por tanto, la defraudación de Ronaldo es mucho más grave que la de Messi porque la cantidad defraudada por Ronaldo triplica a la que defraudó Messi, no se han condenado a los cooperadores necesarios en los delitos cometidos por el portugués, cuando al padre del argentino sí lo condenaron y tras la reforma del código penal de 2013, los tres últimos delitos fiscales de Ronaldo fueron calificados como delitos agravados frente a tres delitos fiscales del jugador blaugrana. Y eso que la cesión de los derechos a la explotación económica de la imagen de Ronaldo a sí mismo, a través de sociedades radicadas en paraísos fiscales, es bastante similar a la realizada por Messi.

 

 

Defraudar a Hacienda sale mejor que a la Seguridad Social

 

Para Gestha, la configuración del delito fiscal es menos exigente que el delito contra la Seguridad Social o contra los presupuestos generales de la Unión Europea. Además, no se están depurando las conductas evasoras más graves, y cuando se denuncian las posibilidades de reducir las penas y multas son extraordinariamente beneficiosas para el presunto delincuente fiscal.

 

Prueba de ello, es que la diferencia entre el delito fiscal de 2011 de Ronaldo y los delitos agravados de 2012 y 2013 es de solo 15 días y apenas 10 puntos porcentuales de multa.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: