"Con bueyes viejos no se puede arar", duro ataque de Ciudadanos a Lacalle por presentarse a la reelección

Gloria Bañeres

La portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Burgos, Gloria Bañeres, se ha mostrado este jueves muy crítica con la decisión del actual alcalde, el 'popular' Javier Lacalle, de presentarse a la reelección.

Gloria Bañeres ha sostenido que "con bueyes viejos no se puede arar". "Está castigado a quedarse en Burgos contra su voluntad", ha aseverado Bañeres, antes de añadir que con su falta de ilusión "no puede afrontar el futuro".

 

La portavoz municipal de Ciudadanos ha recordado que el actual alcalde se comprometió por escrito a no estar más de ocho años en la Alcaldía y ha insistido en que su candidatura a las elecciones del 26 de mayo únicamente corrobora su "falta de palabra".

 

Gloria Bañeres ha destacado que Javier Lacalle, como el resto de su equipo de Gobierno, no son buenos gestores del Ayuntamiento, algo que ha asociado, fundamentalmente, a la falta de un proyecto de ciudad.

 

La líder local de la formación naranja también se ha mostrado muy crítica con el Grupo Municipal Socialista, del que ha dicho que ha sido "el tonto útil" de esta legislatura en el Consistorio burgalés. "Se han necesitado todo el mandato", ha añadido.

 

Frente a esta situación, Bañeres ha defendido el trabajo desarrollado esta legislatura por su agrupación, de la que ha dicho que ha estado centrada en el impulso de iniciativas dirigidas a la gestión de los servicios públicos, los recursos eficientes y la transparencia y la participación.

 

Mención especial ha realizado Bañeres de su trabajo en torno a los consorcios de los que participa en Ayuntamiento y ha insistido en que hasta que Ciudadanos puso sus problemas sobre la mesa, nadie había atendido estas circunstancias.

 

Aunque ha asegurado que no ha decidido aún si continuará su trayectoria política más allá de lo comicios municipales del 26 de mayo, sí ha sostenido que se ve con fuerzas para continuar, si bien ha recalcado que, de hacerlo, renunciaría a su despacho profesional porque ha advertido que el trabajo municipal acarrea más obligaciones y requiere más tiempo del que pensó cuando decidió acercarse a la política hace ahora cuatro años.