Comprar el nuevo Nokia 3310 en 2017 es una buena idea y te explicamos la razón

Nokia 3310

El próximo 24 de mayo se pondrá a la venta en España la nueva versión del Nokia 3310. El teléfono que forma parte del renacer de Nokia y también trae de vuelta a la vida uno de los móviles más queridos por el público, probablemente el que más.

El terminal se vende por un precio de 59 euros, algo más elevado de lo que en un primer momento se esperaba. Eso sí, tiene ese carisma innato que hace que a más de uno le pique el gusanillo de tenerlo entre sus manos y toquetear sus botones de nuevo, como si estuviéramos en pleno año 2000 y fuera la primera vez que un dispositivo así pasara por las tiendas.

 

¿Qué tiene este teléfono para que se haya reeditado? ¿Merece la pena adquirir uno de estos en pleno año 2017? Aunque no lo parezca, la respuesta a esta última pregunta es que no es tan mala idea comprarlo, y ahora te explicamos por qué.

 

A grandes rasgos, el retorno del Nokia 3310 incluye una batería extraíble de 1.200 mAh (744 horas en espera), puede llamar y enviar SMS, tiene una cámara trasera con flash LED, se puede usar como reproductor de música y radio, tiene conectividad 2G y otras cosas menores, como la posibilidad de disfrutar de algunos juegos preinstalados (el mítico Snake, entre ellos).

 

¿Quién se compraría un teléfono así? En primer lugar tenemos a los forofos de la marca, los nostálgicos cuya alma no puede soportar estar lejos del móvil que marcó su infancia o adolescencia, o aquellos considerados como auténticos fans del Snake que quieran jugar la nueva versión a color.

 

Además de este público objetivo más 'obvio', Nokia también puede captar clientes que uno no se esperaría a primera vista. A pesar de no tener nada, el terminal tiene mucho en según qué situaciones: es ideal como teléfono de emergencias y para desconectar del mundo en vacaciones.

 

Teniendo en cuenta que el Nokia 3310 no tiene capacidad de conexión a redes sociales y que el acceso a Internet es más que limitado, en momentos de vacaciones en los que solo queremos desconectar y disfrutar de los días libres (y de la familia o amigos, por ejemplo) viene muy bien tener el teléfono como móvil principal. De esta manera, si alguien quiere llamarte o tienes que llamar a alguien, no tendrás problema, pero también podrás evitar la tentación de estar pegado al móvil y a Internet las 24 horas del día.

 

Además, como teléfono para kits de emergencia o para llevar de repuesto en un viaje no tiene contrincante. Que su batería dure tanto, tanto en reposo como en conversación, y que además sea intercambiable hace que sea un teléfono muy idóneo para tener 'por si acaso'.