Cómo hacer mascarillas para la boca: el elemento que ahora sí recomiendan muchos países

Pasajera en el transporte público con mascarilla. Foto: EP

El anuncio del Gobierno de su posible generalización ha disparado el interés por las mascarillas; hace semanas que su suministro es difícil de conseguir, pero hay una guía oficial para fabricarlas.

La estrategia de desescalado del Gobierno ha puesto en el centro de la atención pública un elemento de protección que ha vivido subidas y bajadas por el coronavirus. Se trata de las mascarillas, que se agotaron en las farmacias hace semanas en los albores de la crisis sanitaria, que Estado y comunidades autónomas han comprado en grandes cantidades y que son la clave para mantener a salvo a sanitarios, personal de supermercados y tiendas, fuerzas y cuerpos de seguridad y otras profesiones esenciales, ahora también, de riesgo.

 

El Gobierno se plantea generalizar su uso como elemento vinculado a una salida progresiva de los confinamientos, algo que todavía está por ver. Mientras se toma la decisión, ha editado incluso un manual para fabricarlas. Un tema que se ha convertido en uno de los más buscados en Google: una de las frases más introducidas en el buscador es "Cómo hacer mascarillas para la boca"Statista muestra cómo ha aumentado el interés sobre las mascarillas en las búsquedas de Google en España en el último par de días. 

 

Así se hacen

El diseño debe cubrir nariz, boca y mentón asegurando un ajuste adecuado con la cara para que no haya fugas (por ejemplo con gomas de ajuste o tiras de atar). El material utilizado debe ser filtrante, por lo que recomiendan el textil no tejido con un espesor de 0,3 -0,5 mm; es el empleado en muchos productos diarios como bolsas de tela, gamuzas o batas, pero aconsejan las gasas convencionales por tener un material biocompatible con la piel de las personas.

 

En cuanto a estructura y fabricación la mascarilla debe estar compuesta por una capa doblada, para que así se separe el contacto entre la piel y la parte externa. Al conjunto hay que añadirle dos cintas de algodón elástico u otro material para así asegurar su sujeción. El corte y el cosido puede ser con máquinas, con termosellado o manual. Lo único necesario es que la instalación reúna las condiciones de limpieza necesarias y que la materia prima no se manche ni contamine.

 

Cómo usarlas

Las mascarillas que se utilizan para protegerse frente al nuevo coronavirus no se pueden reutilizar y deben cubrir la boca y la nariz, de manera que no quede un espacio en la cara, según se señala en la 'Guía de Actuación para Personas con Condiciones de Salud Crónicas y Personas Mayores en situación de confinamiento', publicada por el Ministerio de Sanidad.

 

El Ministerio de Sanidad aconseja lavarse las manos antes de utilizarlas. Además, destaca la importancia de evitar tocar la mascarillas mientras se lleve puesta y, en el caso de hacerlo, lavarse las manos con agua y jabón; cambiarla cuando esté usada, quitársela por las cintas de la parte trasera y tirarla a un cubo de basura. Posteriormente, hay que lavarse las manos con agua y jabón.

 

Esta es la efectividad de los diferentes tipos:

 

Cambio de postura

La decisión, si se lleva a cabo, supondría un cambio en las tesis seguidas hasta ahora. En España las autoridades han mantenido que no sirve de nada si no se tienen síntomas siquiera leves y que no vale llevarlas por la calle. "Hasta ahora, tanto la OMS como el ministerio han indicado su uso en casos muy definidos, personas inmunodeprimidas. Señalar que la mascarilla por sí sola no protege si no hay distancia social, higiene y confinamiento. Otra cosa distinta será cuando empecemos a detectar a personas asintomáticas que están transmitiendo la enfermedad, o con síntomas leves que tienen que salir a las calles", ha dicho la consejera de Sanidad de Castilla y León.

 

Sin embargo, cada vez se ven más como ocurre en Asia, y precisamente imitando la práctica de los asiáticos los países han variado sus recomendaciones. Estados Unidos, por ejemplo, comenzó a aconsejar a partir de este fin de semana a todos los ciudadanos cubrirse la cara con mascarillas de tela para salir a la calle. En Austria, estas serán repartidas gratuitamente en supermercados y su utilización será, como también sudecerá en otros países del centro de Europa, pronto obligatoria.

 

Desde la Organización Mundial de la Salud se recomienda reservar las mascarillas de efectividad comprobada a profesionales de la salud, el uso de bandas de otro tipo para frenar la exhalación (como las fabricadas en casa) ahora no se considera "una mala idea".