Comienzan los contactos para dotar de contenido al nuevo Museo Contemporáneo de San Juan

Foto: EUROPA PRESS

Arrancan las obras en el Monasterio mientras el alcalde negocia con la familia de Ignacio del Río. 

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, ha anunciado este lunes que a lo largo de esta semana iniciará los contactos para dotar de contenidos al nuevo Museo Municipal de Arte Contemporáneo que se ubicará en el Monasterio de San Juan, durante la firma del contrato para la restauración del monumento.

 

Lacalle ha avanzado que el primer encuentro se producirá con los familiares del artista Ignacio del Río, con el objetivo de lograr algún tipo de cesión de la obra para exponerla de forma temporal en el futuro museo.

 

El alcalde ha explicado que, precisamente, el objetivo de los encuentros que mantendrá con creadores o herederos será lograr ese tipo de convenios para que sus obras puedan ser disfrutadas con carácter temporal en el monasterio.

 

A estas cesiones temporales se unirán, con carácter permanente, gran parte de los fondos que posee el Ayuntamiento de artistas locales contemporáneos, algunas obras nunca expuestas y que permanecen almacenadas en dependencias municipales.

 

Junto a ellas se exhibirán de forma también permanente todos los fondos del actual Museo Municipal Marceliano Santamaría, que cerrará sus puertas como tal para formar parte de la futura dotación museística y dar un mayor dinamismo a la exposición del Monasterio de San Juan.

 

OBRAS DE REHABILITACIÓN

 

Para que el Museo Municipal de Arte contemporáneo sea una realidad, este lunes han comenzado las obras de rehabilitación del Monasterio de San Juan, enmarcadas en una segunda fase de puesta en valor del histórico edificio con un proyecto cercano a los dos millones de euros, que se encuentra en pleno centro histórico de la ciudad, junto al Camino de Santiago.

 

Las obras incidirán en un primer momento en la parte exterior del museo, en las fachadas de la antigua iglesia para, a continuación, abarcar el conjunto de la espadaña, en cuya torre se han detectado defectos que podrían provocar desprendimientos de algunos de sus elementos.

 

Una vez concluida esta fase, las obras se adentrarán en el interior del monasterio, donde además de la reubicación de espacios para favorecer la creación del nuevo museo, se cubrirá el claustro interior y se le dotará de climatización.

 

Esta obra se producirá después de que en la plaza de San Juan se instalen unas carpas en las que se montará gran parte de la infraestructura de la nueva cubierta, con la madera y el vidrio como protagonistas, con el objetivo de trasladarla al claustro para su colocación una vez esté concluido este proceso.

 

Hasta el 10 de mayo, las obras se compaginarán con la actividad cultural del monasterio, donde se proyectan también actuaciones como unos nuevos aseos en la plata baja y varias mejoras de accesibilidad, mientras que a partir de esa fecha se cerrará, y hasta la ejecución del proyecto a finales de año, con el objetivo de abarcar todas las intervenciones del interior del edificio.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: