Castilla y León suprime el 75% de los buses interurbanos y pide restringir al máximo el uso del bus urbano

El 75% de las conexiones interurbanas no circularán, la Junta pide eliminar el bus urbano donde todavía circula e insiste en no usar el transporte público.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado las restricciones en materia de transporte para hacer frente a la crisis del coronavirus. Tras el decreto de estado de alarma dictado por el Gobierno estatal, ya se conocían restricciones a la movilidad, que debe ser individual y solo para aprovisionarse, ir a la farmacia o cuidar de personas enfermas, además de contar con el apoyo de fuerzas y cuerpo para su cumplimiento. Entre las medidas, la reducción de servicios de tren y transporte de viajeros por carretera al 50% en conexiones regionales, medida que ha endurecido la Junta

 

En su comparecencia de este domingo, Fernández Mañueco ha anunciado que se reducirá al 75% el transporte metropolitano e interurbano, es decir, los buses que unen numerosos municipios y el alfoz de las capitales de provincia. Eso supone que tres de cada cuatro buses no circularán. Además, se hará con algunas medidas adicionales de seguridad higiénica, por ejemplo, separando lo más posible a los pasajeros.

 

En todo caso, el gobierno regional insiste en solicitar a los ciudadanos que eviten usar el transporte público colectivo.

 

Además, el presidente del gobierno regional ha pedido que todos aquellos municipios con transporte urbano colectivo, fundamentalmente las capitales, tomen las medidas más restrictivas con respecto a su uso. En muchos casos, se ha suspendido el bus urbano, pero por ejemplo en Valladolid sigue funcionando. El transporte colectivo tomó primero algunas medidas para asegurar la higiene, pero es complicado garantizar la separación de un metro entre pasajeros.

Noticias relacionadas