Castilla y León niega tener ningún caso de ancianos muertos conviviendo con residentes en centros de mayores

Militar en labores de desinfección de una residencia

La Junta advierte que cuenta con equipos que visitan las residencias y que si detecta alguna anomalía actuarán.

Castila y León tiene 810 residencias con 53.000 plazas, ha remarcado la Junta, para poner en el contexto las cifras que se recaban cada mañana en la comunidad en contacto con los centros residenciales de cada provincia. A fecha de esta mañana, 61 personas han fallecido pero no todos tenían confirmado el test de coronavirus, aunque tuvieran síntomas compatibles con la enfermedad. La Junta los declara como enfermos si la sintomatología es compatible.

 

"En Castilla y León no tenemos constancia de que en ninguna residencia de ancianos convivan personas mayores con cadáveres", ha dicho la consejera de Familia, que ha insistido en que la Junta es un gobierno leal con las decisiones del ejecutivo central. La consejera ha pedido al Ministerio de Defensa que clarifique lo ocurrido y ha apuntado que el presidente de la Junta se ha puesto en contacto con la ministra, sin obtener respuesta.

 

La Junta ha dado orden de que haya contacto con la Fiscalía para denunciar posibles casos de este tipo y que la administración regional se personará en caso de abrirse diligencias. La Junta tiene un equipo de personas que detectarían situaciones anómalas porque se hacen visitas y no se tolerará ningún tipo de hecho similar a lo denunciado por la ministra de Defensa.