Aranda prevé una caída del 99% en el comercio y del 95% en la hostelería por el confinamiento

Aranda de Duero, Burgos.

Comerciantes y hosteleros lamentan la "grave situación" que están viviendo

Los comerciantes y hosteleros de Aranda de Duero (Burgos) han calculado las pérdidas económicas derivadas del confinamiento del municipio a consecuencia del aumento de brotes activos en las últimas semanas, que cifran en una caída del 99 por ciento de las ventas y la Asociación de Hosteleros ratifica una disminución del 95 de las agendas, registrando numerosas cancelaciones, incluso para el mes de septiembre.

 

Ambos colectivos han advertido de la "grave situación" que están viviendo y de la dificultad para remontar ambos sectores, y especialmente complicada para el comercio local, en crisis desde hace años y muy damnificado por el anterior estado de alarma.

 

Así insisten en que se ha generado una "gran alarma social" a consecuencia del confinamiento impuesto por la Junta de Castilla y León para este mes de agosto, y que "ni siquiera está avalado por datos concretos y fiables".

 

Un confinamiento, aseguran, efectivo "sólo sobre el papel" ya que las autoridades autonómicas "no han proporcionado los medios necesarios para garantizar el aislamiento" de un municipio cuyo Ayuntamiento "carece de efectivos suficientes para controlarlo".

 

La Asociación de Comerciantes ha recordado que Aranda de Duero recibe a diario un tránsito de unas 3.000 personas de la comarca que ahora no pueden entrar a hacer sus compras, realizar gestiones o recibir servicios debido al confinamiento.

 

Asimismo insisten en que cada establecimiento comercial invirtió entre 200 y 500 euros como mínimo para ajustarse minuciosamente a la normativa higiénico sanitaria establecida por las autoridades y garantizar que ofrece un servicio seguro a sus clientes.

 

La situación, además, ha llegado con todo el género de la campaña de verano adquirido, "sin posibilidad de darle salida en estos momentos ante la dificultad de que los compradores de la comarca encuentran para entrar en la villa y que los arandinos no salen a hacer compras por el miedo y desconcierto generado por la decisión de la Junta".

 

En similares condiciones se encuentran los hosteleros de la capital ribereña, los cuales están viendo "cómo se suceden las cancelaciones de reservas sin que se les dé ninguna alternativa para paliar esta coyuntura", en una ciudad en la que el sector servicios "es un pilar fundamental de su economía y en la que casi la totalidad de los clientes de los establecimientos provienen de fuera de la Ribera".

 

Por todo ello, ambos colectivos han urgido a la Junta de Castilla y León a que busque soluciones para frenar la expansión de los contagios por el coronavirus, al tiempo que garantice la viabilidad económica del comercio y la hostelería y la prestación de servicios a todos los municipios de la comarca, que en época estival multiplica su población y supera con creces los 60.000 habitantes.

 

Asimismo, han planteado la posibilidad de habilitar un corredor sanitario para permitir que los turistas extranjeros lleguen a sus destinos "con total confianza", siguiendo el ejemplo de otros territorios de la península.

 

En caso de que sea imposible habilitar estas medidas, desde ACOA y ASOHAR instan a la administración regional a que convoque líneas de ayudas que palíen las graves consecuencias que está teniendo para la economía local este confinamiento.

 

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: