circle

Natalia Pérez y Vega Sacristán comienzan su reinado

El pistoletazo de salida de las Fiestas ha proclamado a la corte de honor de los 'Sampedros 2024'

Natalia Pérez y Vega Sacristán comienzan su reinado
Foto: Ayuntamiento de Burgos
Verónica Fernández Ramos
Verónica Fernández Ramos
Lectura estimada: 2 min.
Última actualización: 

Natalia Pérez, de la Peña Antonio José, y Vega Sacristán, de la Asociación Cultural de Danzas María Ángeles Saiz, ya han sido proclamadas reinas Mayor e Infantil de Burgos en un acto que se constituye como la antesala de las fiestas de San Pedro y San Pablo, que se inician el próximo 27 de junio.

La proclamación de la Corte Mayor e Infantil de 2024 se desarrolló en la plaza Mayor, en la que además de las reinas Mayor e Infantil, se nombraron sus respectivas cortes de honor.

Junto a Natalia Pérez, la Corte Mayor estará conformada por las damas Andrea García, de Danzas Burgalesas Justo del Río; Carla Gollarte, de la Peña Comuneros Río Vena; Beatriz Irazabal, de Danzas Burgalesas Tierras del Cid; y Alejandra Sedano, de la Peña Chamarileros.

Por su parte, Vega Sacristán estará acompañada de las damas Carla Santamaría, integrante de la Peña Antonio José, y Amaya Vivar, perteneciente a la Asociación Cultural Recreativa Deportiva Peña Zurbarán.

El acto comenzó a las 20:00 con un concierto de la orquesta 'The 8 ½ Band?' al que siguió un saludo de la Corte de 2024 a los burgaleses. Las reinas y damas realizaron un recorrido itinerante desde el Teatro Principal hasta la plaza Mayor a bordo de coches del Club de Vehículos Históricos de Burgos.

La cita, que contó con intérprete de lengua de signos a cargo de la Asociación de Familias de Personas Sordas de Burgos (ARANSBUR), concluyó con la intervención de las reinas desde el balcón de la Casa Consistorial, el tradicional baile de gigantillos y la interpretación del Himno a Burgos.

Los vestidos que llevan las reinas de Burgos reproducen el uniforme que portaban las nodrizas de la Casa Real desde las épocas de Carlos IV y que en una gran mayoría provenían del antiguo alfoz de Burgos.

Estos vestidos seguían los modelos utilizados en la indumentaria tradicional de la zona a finales del siglo XVIII y principios del XIX pero enriquecidos para la labor desempeñada en Palacio.

Hubo más de 60 burgalesas en la Corte, pues llegaban a estas tierras en busca de amas de cría ya que se decía que las burgalesas eran de genio templado, de pureza de sangre y de buena leche

Los uniformes eran regalados a las nodrizas cuando éstas terminaban su trabajo de lactancia volviendo a sus lugares de origen con un título de hidalguía, una pensión vitalicia y sus trajes que lógicamente lucían los días festivos.

De esta manera el traje de ama de cría influyó sobremanera en la indumentaria de las comarcas de los alrededores de la capital.

Están confeccionados en paño azul turquí, es decir, el azul marino intenso, color que imponen los Borbones para sus uniformes cuando llegan al trono de España.