circle

La Universidad de Burgos lanza el primer título de experto afinador de quesos del sur de Europa

La UBU busca impulsar la gastronomía y la cultura agroalimentaria

La Universidad de Burgos lanza el primer título de experto afinador de quesos del sur de Europa
Foto: Universidad de Burgos
Verónica Fernández Ramos
Verónica Fernández Ramos
Lectura estimada: 3 min.
Esta mañana, se ha presentado el título propio de Experto Afinador de Quesos de la Universidad de Burgos, que se impartirá a partir del próximo curso, en colaboración con la Asociación de Artesanos Alimentarios de Castilla y León,
Este innovador título, único en España y pionero en el sur de Europa, tiene como objetivo formar a profesionales en el arte del afinado de quesos, una práctica esencial y poco conocida en España, pero fundamental en otros países europeos como Francia e Italia.
 
José Miguel García Pérez, vicerrector de Investigación, Transferencia e Innovación de la Universidad de Burgos, destacó la relevancia de esta iniciativa para el desarrollo económico y la retención de talento en las zonas rurales. "Es un título profesionalizante, que no solo fomenta la formación de expertos en un campo específico, sino que también contribuye al fortalecimiento de nuestro entorno rural y al desarrollo socioeconómico de la región".
 
Además, este título se enmarca en las estrategias de la Universidad de Burgos para impulsar la gastronomía y la cultura agroalimentaria, alineándose con las políticas de la Unión Europea destinadas a fortalecer las áreas rurales y generar empleo de calidad, iniciativas que se vertebran en gran medida a través del Centro Internacional de Investigación en Desarrollo Rural (CIDER).
 
El curso, que constará de 150 horas, combina formación teórica y práctica, en laboratorios, queserías y bodegas. Jesús Sanz Esteban, vicepresidente de la Asociación de Artesanos Alimentarios de Castilla y León, subrayó la importancia de la figura del afinador en el proceso de elaboración del queso.
 
"El afinador busca que el queso alcance su máximo potencial, desarrollando aromas y sabores únicos", explicó Sanz, a la vez que recordó la falta de estos profesionales en España. "Pese a lo que se piensa, somos un país muy poco formado en la cultura del queso y con un bajo consumo -8 kg por persona y años, frente a la media europea de 18 y lejos de los 25 de Francia o 34 de Grecia -, algo que debemos intentar cambiar".
 
A juicio del vicepresidente de la Asociación de Artesanos Alimentarios de Castilla y León, poner esta profesión en valor potencia un sector que va a tener un notable crecimiento en los próximos 8 o 10 años y necesitará profesionales.
 
La afinación del queso es un proceso que transforma un producto crudo en una delicadeza gastronómica a través de condiciones controladas de temperatura, humedad y aireación, entre otros factores. Según Sanz, en países como Francia, los afinadores son figuras clave en la industria del queso, a menudo más reconocidos que los propios productores. Además de la formación técnica, el curso también busca rescatar y aprovechar infraestructuras históricas, como las bodegas subterráneas de Castilla y León, que ofrecen condiciones ideales para el afinado de quesos.
 
Esta presentación se enmarcó en una jornada que incluyó una cata de quesos, mesas redondas y degustaciones populares, que contó con la participación Benoit Price (Marcel Petite, Francia) y Davide Fiori (Luigi Guffanti 1876, Italia) destacados afinadores internacionales.
 
Con esta iniciativa, la Universidad de Burgos y la Asociación de Artesanos Alimentarios de Castilla y León esperan no solo mejorar la calidad y diversidad de los quesos españoles, sino también incrementar su consumo y apreciación tanto a nivel nacional como internacional.