EL SMI
Cyl dots mini

EL SMI

No es fácil que coincidan lo legal, lo justo y lo necesario, mas bien diría que pocas veces, y que, además, todos los intervinientes en un caso, negocio o asunto queden contentos, menos todavía.

 

Es lo que ha pasado con la subida del SMI. Si un gobierno legal legisla que debe subir, legal es.

 

¿Justo?, que un buen trabajador no se lleve a casa un sueldo que le permita vivir dignamente, a él y a su familia, es tremendamente injusto, pero, ¿qué me dicen de aquel que no se lo gana o trabaja para quien no puede pagárselo?, anda ya, pues lo que Vds. digan, pero haberlos haylos, otros dirán, pues se despide o se cierra y punto, si ya, como si fuera tan fácil.

 

En fin, no ahondemos en asunto tan escabroso. Necesario es, sin duda, sobre todo para quienes cobran el SMI, basta comprobar que los ridículos 15 euros mensuales se los ha llevado ya por delante solamente la subida de la luz, si además tenemos en cuenta la subida del gas, de la gasolina, de vestido y calzado, del pan, de la fruta, la carne, etc., ¿cómo no va a ser necesario?

 

No hace falta ser un experto para saber que en economía raramente dos más dos suman cuatro y que lo que para unos suma puede restar para otros. Evidentemente subir el salario beneficia a los trabajadores por cuenta ajena, pero ¿qué pasa con las empresas que lo tienen que pagar y sobre todo con las pequeñas y los autónomos con trabajadores ajenos, a los que una subida del salario puede mermar ya sus escasos recursos? y lo que es peor, que a algunos les aumente sus pérdidas. Detrás de los autónomos y los pequeños empresarios también hay familias que tienen que vivir y puestos de trabajo que conservar, y tienen muy difícil subir el precio de los bienes y servicios prestados, que es como se solucionaba antiguamente el problema, claro que subir salarios a costa de inflación es, lo que vulgarmente se dice, hacer un pan como unas hostias.

 

El gobierno ha subido el SMI para apuntarse un tanto con tan ridícula subida y encima lo ha hecho con la oposición de los empresarios, lo que deja un amargo regusto a imposición. Es muy difícil valorar si ha hecho bien o no, hay que comprender que cuando es imperante subir el nivel en un estanque donde hay fauna que tiene dificultades para nadar, no puede ser condición sine qua non contar con la aprobación de los que tienen dificultades o no pueden mantenerse a flote.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: