La nueva manera de trabajar no es decidir cuántos días se irá a trabajar a la oficina
Cyl dots mini
Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

La nueva manera de trabajar no es decidir cuántos días se irá a trabajar a la oficina

Empleo%20trabajo%20oficina%20tablet%20trabajador detail

El teletrabajo no ha venido para quedarse. No nos engañemos. Al menos no este teletrabajo que la mayoría de nosotros está haciendo desde hace meses. Porque en realidad el teletrabajo no se trata de trabajar igual que hacías en la oficina pero en tu casa, o al menos yo quiero pensar que no es eso. Es probable que si llevas teletrabajando varios meses, incluso más de un año, estés un poco agotado de esta forma de trabajar. Sin embargo, puede que también seas consciente de las muchas ventajas que tiene aunque no tengas en tu casa un lugar apropiado donde ponerte: ahorro en gasolina, ahorro de tiempo, incluso evitar algún atasco que te ponía de los nervios… Aún así sabes que te está pasando factura y no sabes exactamente el porqué. Los factores de desgaste son múltiples, dependen de la persona, de sus condicionantes, de su experiencia y de muchas otras cuestiones individuales, familiares, sociales, etc. Pero para mí, existe un factor por encima de todos los demás que incide en el agotamiento del teletrabajo y cuya solución pasa por repensar la manera de trabajar actual.

 

En mi opinión el factor que está pasando factura a las personas que teletrabajamos es el de estar trabajando durante ocho horas seguidas (sino más) en el mismo lugar, rodeado de las mismas cuatro paredes, sentado en la misma silla, mirando la misma pantalla, atendiendo video llamada tras video llamada… ocho horas seguidas.

 

Porque, si lo pensamos detenidamente, lo que ha ocurrido ha sido que hemos trasladado la oficina a casa, pero no hemos cambiado la forma de trabajar. El horario sigue siendo el mismo, las reuniones siguen siendo las mismas (sino más) y la gestión del trabajo sigue siendo igual. ¿No suena un poco arcaico, en estos momentos en los que ya no vamos todas las personas a trabajar al mismo sitio, tener que cumplir con un horario determinado todos a la vez? Porque, en realidad, toda esta situación a lo que invita es a que nos planteemos la manera que tenemos de trabajar, que inventemos una nueva forma de trabajar. Y no, no me estoy refiriendo a decidir cuántos días a la semana o al mes vamos a la oficina. Me refiero a modificar realmente la manera de trabajar.

 

La cuestión más evidente a cambiar es el horario fijo. Como decía al principio, tener que estar ocho horas seguidas sentado delante del ordenador puede agotar a cualquiera. El horario fijo tenía cierto sentido cuando todas las personas iban a la oficina al mismo tiempo, pero teletrabajando carece de ese sentido. Es cierto que hay cierta flexibilidad de entrada y de salida, pero es algo que se ha heredado del presentismo de la oficina, ni siquiera en eso se ha sido innovador. Porque me pregunto, ¿por qué no puedo trabajar de cinco a ocho de la mañana en verano? A esa hora es cuando hace más fresquito. ¿Por qué no puedo salir a dar un paseo, tomar un café o hacer deporte de nueve a once de la mañana? ¿Por qué tener que trabajar de forma síncrona ocho horas si ya no coincidimos en el mismo lugar? La respuesta es bien simple: porque esto requeriría cambiar la forma de trabajar, requeriría modificar los hábitos de trabajo, requeriría dejar de trabajar con urgencias permanentes del “todo para ayer”, requeriría planificar, priorizar y respetar el tiempo de las personas.

 

Cuando se estaba en la oficina asaltar a una persona con una urgencia, una reunión repentina, un cambio de prioridad o un marrón, lo que provocaba era que dejara el trabajo que estaba haciendo en ese momento y se pusiera con otro trabajo diferente. Estaba en la oficina… ¿qué otra cosa iba a hacer que trabajar? Ahora en casa tenemos muchas otras tareas que podemos, queremos, necesitamos hacer. Facilitar que las personas puedan decidir cómo utilizar mejor el tiempo del que disponen durante todo el día es realmente repensar la manera de trabajar en el teletrabajo.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: