La importancia de frustrarse y cabrearse consigo mismo
Cyl dots mini
Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

La importancia de frustrarse y cabrearse consigo mismo

Enfadarse,%20ir%c3%a1,%20enfado detail

Después del éxito que obtuve con el artículo titulado “La importancia de avergonzarse” (un éxito comedido, por supuesto, que no soy Gellida), me he decidido a escribir sobre otro par de emociones que me encantan: el cabreo y la frustración. Recuerdo una de las veces que más me cabreé y me frustré en mi vida, fue a raíz de una nota de un examen de matemáticas de primero de BUP (los que no sepáis lo que es primero de BUP, preguntad a vuestros padres que seguro que lo sabrán). Ese examen lo había estudiado a conciencia, me había esforzado de verdad, pero suspendí. Salí de la clase cabreado y frustrado conmigo mismo después de saber la nota. Le pregunté a un amigo qué había sacado y me dijo que él también había suspendido. ¿Y no estás cabreado? —le pregunté. Pues no. No estaba cabreado ni frustrado. Porque el examen le importaba un pimiento.

 

Si eres de los que leen mis artículos de manera más o menos frecuente, ya sabrás que estoy muy a favor de las emociones negativas. Son emociones que, además de humanas, te ayudan a adaptarte a situaciones y que además te motivan a actuar. La frustración y el cabreo funcionan así. Pero antes de nada he de aclarar que no todo el mundo en todas las situaciones se frustran y se cabrean consigo mismos. Muchos no se frustran, y si se cabrean lo hacen contra otras personas o contra el mundo. Porque para sentir frustración y cabreo contra uno mismo tienen que darse dos condicionantes. El primero, para frustrase la persona no debe ser una ameba. El segundo, para cabrearse consigo mismo el locus de control de la persona debe ser predominantemente interno.

 

Hay personas que son amebas. No sienten ni padecen. Pasan por la vida sin ilusionarse por nada. No luchan, no se arriesgan, no pelean por lo que quieren. Reaccionan a los estímulos externos cuando estos aparecen. Si no hay estímulos externos no reaccionan. Simplemente están. Pueden estar de pie, sentados o tumbados, pero simplemente están. Es más, prefieren estar aburridos sin hacer nada que haciendo algo que suponga ilusionarse. Si eres una ameba no te puedes frustrar. La frustración nace de no poder conseguir lo que deseas. Si no quieres ni deseas nada, no te puedes frustrar. Es imposible.

 

Un tipo de locus de control interno es el factor necesario para cabrearte contigo mismo. El locus de control puede ser interno o externo. Una persona tiene un locus de control externo si piensa que lo que le pasa en la vida sucede por causas externas a él mismo: otras personas, el mundo, el destino, los posos del café... Una persona tiene un locus de control interno si piensa que lo que le pasa en la vida está causado por él mismo: su esfuerzo, sus aptitudes, sus conocimientos, su color de ojos... Cuando uno no consigue lo que quiere y tiene un locus de control externo se cabrea con todo menos consigo mismo. Cuando uno no consigue lo que quiere y tiene un locus de control internos se cabrea consigo mismo.

 

Es muy sano cabrearse consigo mismo y sentirse frustrado. Eso significa que tienes ilusiones, deseos, te pones retos en la vida... ¡Eso es muy sano! También significa que crees que podías haber hecho algo más por conseguirlo, te podías haber esforzado más o podías haber invertido más tiempo, por ejemplo. Que sientas esas emociones cuando no consigues un proyecto, cuando suspendes un examen, cuando no consigues un trabajo, cuando no publican tu libro... pueden llegar a ser la motivación que necesitas para seguir intentándolo. Si eres una ameba o echas la culpa a otros jamás volverás a intentarlo.

 

Gracias por leer.

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Raúl García 10/12/2020 10:09 #2
😊
Yes 08/12/2020 08:24 #1
👍

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: