Juan hace un proceso de selección para comprarse un coche (Y parte IV)
Cyl dots mini
Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

Juan hace un proceso de selección para comprarse un coche (Y parte IV)

Coche detail

Habían pasado seis meses desde que Juan decidió comprarse un coche para ir a trabajar. Habían pasado seis meses desde que puso un anuncio en la página web de vehículos con la esperanza de encontrar el coche de sus sueños. Hacía seis meses que deseaba tener un descapotable, con asientos de cuero, eléctrico, deportivo, con un amplio maletero, de nueve plazas y conectado a internet. Pero se le pasó el sueño. Bueno, en el fondo seguía deseando ese coche de sus sueños, pero desde un punto de vista platónico.

 

Hubo un momento durante esos seis meses que pensó en fabricarlo. Después de las tres entrevistas fallidas estuvo sopesando comprar un coche de prácticas y después con tiempo y esfuerzo convertirle en ese coche soñado. En ese coche platónico. En ese coche senior. Iría cada mes cambiando una o dos cosas: el volante, el asiento del copiloto, las llantas de los neumáticos, el espejo retrovisor… hasta que se convirtiera en el coche que él quería tener. Quizá llevaría bastante tiempo. Uno o dos años en llegar a ser un coche junior. Y otro par en convertirse en un coche senior. Quizá saldría bastante caro. Probablemente varios miles de euros. Pero podría merecer la pena.

 

Lamentablemente, hace un mes se había dado cuenta de que no tenía tiempo para estar invirtiendo en un coche básico. Necesitaba ya un coche con cierta experiencia y garantías. En realidad se había dado cuenta de que lo necesitaba hacía mucho tiempo. Se había dado cuenta de que estaba llegando tarde. Le dio igual que hasta entonces nunca hubiera necesitado coche. En realidad, si hubiera tenido el coche mucho antes, todo hubiera ido sobre ruedas.

 

Hace una semana Juan tomó la decisión. Eligió el coche. No era el coche de sus sueños, pero se le acercaba. ¿Los asientos eran de cuero? No lo eran. Pero casi. Eran de polipiel, pero resultaban cómodos. ¿Era eléctrico? No, pero era híbrido. Por lo tanto eso lo cumplía al 50%. ¿Era descapotable? No, no lo era, aunque el techo era bastante endeble. ¿Estaba conectado a internet? Tampoco. Juan se había dado cuenta que era suficiente teniendo conexión a internet en el teléfono móvil. ¿Era un coche deportivo? Bueno, tampoco era algo absolutamente necesario. ¿Tenía nueve plazas? Quizá un poco apretados podían caber cinco personas de estatura mediana. Pero como era para él solo le dio igual.

 

Sí, la verdad es que no cumplía ninguno de los requisitos que tenía en mente cuando puso el anuncio en la página web. Pero es que era una ganga. Estaba a un precio buenísimo, cuadraba con el presupuesto que tenía y en este momento era lo más importante. Le llevaba al trabajo todos los días, no le importaba dormir en el garaje junto a la lavadora. No era exigente. Juan había oído que los coches con mejores prestaciones eran también los más tiquismiquis con ciertas cuestiones. Que si un garaje limpio, que si ser lavados todas las semanas, que si el mejor aceite, que si hacer revisiones cada 15.000 kilómetros. Juan pensaba que se les había subido a la cabeza estar en el top de los mejores coches. Este coche en cambio no le había pedido tanto, sinceramente no le había pedido nada.

 

Sí, había elegido bien. Juan se repetía una y otra vez que había elegido bien. Tal y como habían ido las cosas, hizo bien en no pedirle referencias, en no hacerle ninguna prueba para saber en qué estado estaba… Es que ya tenía prisa por tener el coche. Habían pasado casi seis meses desde que decidió que lo quería. Además, era tan barato…

 

Sentado en la cuneta, con el coche parado en el arcén, esperando a la grúa, Juan se repetía una y otra vez que había elegido bien.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: