Juan hace un proceso de selección para comprarse un coche (parte I)
Cyl dots mini
Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

Juan hace un proceso de selección para comprarse un coche (parte I)

Carta detail

El blog de Raúl García en Tribuna. 

Juan ha conseguido un trabajo al otro lado de la ciudad y necesita un coche para ir a trabajar. A Juan le gustaría conseguir el mejor coche posible. Es verdad que solo lo quiere para ir a trabajar, pero eso no quita para que quiera un buen coche. La pena es que su presupuesto es muy ajustado. Y es que, como todo el mundo sabe, este no es un buen momento para hacer gastos. Bueno, en realidad ningún momento lo es.

 

A Juan le encantaría tener un coche con asientos de cuero, eléctrico, deportivo, con un amplio maletero, descapotable, de nueve plazas y conectado a internet. Quizá sea un poco complicado encontrar un coche así con el presupuesto que tiene. En realidad ni siquiera sabe si existe un coche así, pero como dicen los gurús: “Apunta a las estrellas y llegarás a la luna”.

 

EL ANUNCIO

 

Navegando por internet descubre una página web donde hay un montón de coches que están buscando propietario. Así que decide poner un anuncio en esa página web con el objetivo de que los coches, interesados en su oferta, contacten con él.

 

Juan se encuentra delante de la pantalla de su ordenador dispuesto a redactar su oferta: un gran anuncio para captar los mejores coches. Pero se da cuenta de que si en el anuncio escribe que el coche simplemente se dedicará a llevarle y traerle del trabajo todos los días, sufriendo atascos continuos y que pasará la noche en un garaje sucio y oscuro compartiendo espacio con una lavadora… pocos coches van a querer tener un propietario como él. Por lo tanto, decide escribir un anuncio más atractivo. Un poco tuneado, piensa. ¡Nunca mejor dicho! Ante esta ocurrencia Juan sonríe y se enorgullece de tener esa chispa humorística que sólo él piensa que le hace especial. Seguro que consigo un coche increíble, se dice para convencerse.

 

Juan sabe que tiene que empezar con fuerza, llamando la atención. Escribe: “Se busca compañero de viaje”. Sí, es un eufemismo, pero tampoco es literalmente una mentira. Juan vuelve a sonreír para sus adentros al ser consciente de su portentosa inteligencia. Pero en seguida se da cuenta de que es mejorable: “Se busca partner in crime para aventuras sin fin”. Juan está convencido de que todo en inglés mejora sustancialmente. No sabe qué significa exactamente partner in crime pero lo ha leído en internet y piensa que así atraerá el interés de un mayor número de coches y entre ellos, seguro, estará ese descapotable con el que sueña hacerse a un precio más que asequible.

 

Juan continúa describiendo el día a día de su futuro coche. “Vivirás el día desde primera hora de la mañana y conocerás en tu camino a muchos otros coches aventureros. Tendrás tiempo de hablar con ellos y de contaros las aventuras arriesgadas que habéis vivido a todo gas”. Esta parte sí que me ha quedado bien, pensó Juan. Y además es totalmente cierta, se dijo, porque cuarenta minutos de atasco diario le darán tiempo para congeniar con los coches que tendrá a su alrededor.

 

Satisfecho con las primeras lineas, Juan pasa a la siguiente parte del anuncio: los requisitos. Lo primero, piensa, tiene que ser un coche nuevo aunque con una fiabilidad contrastada. Por lo tanto, deberá tener al menos 100.000 kilómetros. Que sepa lo que es la carretera y los atascos (porque se va a tener que tragar unos cuantos). Y tiene que tener llantas de aleación de 17 pulgadas. Juan no sabe la razón por la que esto es importante, pero ha visto que lo ponen en todos los anuncios para coches, así que… allá va. Además, piensa, más vale que sobre que no que falte. ¡Ah! Y que no se me olvide que vaya equipado con neumáticos de nieve. Nunca voy a la nieve y aquí los inviernos no bajan de los trece grados centígrados. Pero por si acaso. Y, por supuesto, el equipo de música de 17 altavoces con cassette para poner mis cintas de música.

 

Para finalizar Juan especifica que los coches interesados tienen que enviarle CV, fotocopia del permiso de circulación, fotocopia de la tarjeta de ITV y fotocopia de la partida de nacimiento del último propietario o en su defecto de las páginas impares de su pasaporte. Después publica el anuncio y espera pacientemente delante del ordenador.

 

Inmediatamente y con gran sorpresa observa cómo le van llegado respuestas. El contador sube como la espuma, al igual que su orgullo y satisfacción.

 

Abre las sesenta primeras respuestas y su orgullo y satisfacción torna en estupefacción y decepción. Le han contestado dieciocho monopatines eléctricos, catorce monopatines sin electrificar, nueve bicicletas con motor, siete motos de alta cilindrada, siete bicicletas de carreras, tres triciclos, una moto con sidecar y un coche diésel no descapotable.

 

Continuará…

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: