Las cuentas económicas del Gobierno no cuadran
Cyl dots mini
Pedro original

Menudo Panorama

Pedro Santa Brígida
Periodista

Las cuentas económicas del Gobierno no cuadran

Pedro%20s%c3%a1nchez%20presidente%20gobierno detail

Jamás olvidaré el debate electoral televisado en 2008, previo a las elecciones generales, que enfrentó en un plató de TV al entonces ministro de Economía del gobierno del PSOE, Pedro Solbes, y al aspirante del PP a ocupar su puesto, Manuel Pizarro. Por aquel entonces, en medio mundo se hablaba de la inminente llegada de una dura crisis económica, de hecho en Alemania el centro-derecha y los socialistas habían pactado un gobierno de concentración ante la que se venía encima.

 

En aquel debate Solbes aplicó la vieja máxima del mariscal Otto von Bismarck: “nunca se miente tanto como antes de unas elecciones, durante la guerra o después de una cacería”. Impertérrito, negaba una y otra vez que la economía española fuera a sufrir en exceso (el paro llegó a alcanzar la cifra de cinco millones tres años después), Pizarro, un reputado gestor de grandes empresas privadas, intentaba que el ministro reconociera que pintaban bastos y que muchos españoles lo iban a pasar mal. No fue posible.

 

Aquellos comicios los ganó el PSOE, Solbes aguantó un año como ministro y se fue por la puerta de atrás, el presidente Zapatero tuvo que dimitir antes de finalizar el mandato porque la situación económica se había convertido en insostenible, con España al borde del rescate europeo y miles de españoles haciendo cola para recibir alimentos.

 

Unos años después el exministro socialista dejó caer en un evento público que en su momento (2008) no había dicho toda la verdad, que tenía que haber sido más valiente para enfrentarse al presidente y a toda su corte de aduladores ideologizados. Al menos, tuvo la dignidad de irse y de no participar en aquella carnicería económica, que se llevó por delante las esperanzas de un montón de españoles (fue la época de los desahucios y de unos cuantos suicidios ante tal calamidad vital).

 

Espero no vivir nunca más aquellos tiempos, pero me temo lo peor. El actual Gobierno ha elegido un camino económico peligroso, ajeno a las advertencias de organismos públicos y privados independientes, empezando por el propio Banco de España. Para empezar, ha llevado a cabo algo que en Europa no ha hecho ninguno de los países más avanzados, subir los impuestos en los presupuestos de 2021. A continuación, ha incrementado los sueldos a los empleados públicos, el salario mínimo vital, etc., rompiendo una de las reglas básicas de la teoría económica: gastos consolidados ante ingresos no asegurados.

 

Como no podía ser de otra manera, los devastadores efectos de la pandemia provocada por el coronavirus han obligado a disparar la deuda pública del Estado, relajando de paso los controles económicos de la UE, algo que, de una u otra forma, seguirá sucediendo en 2021. ¿Qué ocurrirá en 2022 y años sucesivos?

 

Actualmente, la actuación del Banco Central Europeo está ayudando -y de qué manera- a suavizar la precaria situación de las arcas del Estado, a través de la ingente compra de nuestra deuda pública. Hay que recordar que la economía española es una de las afectadas entre todos los países de Europa, si no la que más y, sin embargo, somos el país del mundo con mayor salario mínimo por coste de vida, cuando pensaba que sería algún lugar con petróleo y gas natural. Lo siento, pero a mí no me cuadran las cuentas.

 

Pertenecemos por voluntad propia a un club que se llama Unión Europea, que nos va a prestar un montón de dinero con el objetivo de superar la actual situación, a través del mantenimiento de empresas y puestos de trabajo. Y nos pedirá significativos cambios estructurales a cambio. No olvidemos que la riqueza -y de ahí se nutren los presupuestos- la crea la iniciativa privada.

 

Espero que, en el futuro, ni la ministra de Economía, Nadia Calviño, ni ningún otro miembro del actual Ejecutivo nos cuente que las cosas se deberían haber hecho de otra manera en 2020 y 2021. Será tarde, como lo fue el ‘mea culpa’ de Solbes. Recuerdo al Gobierno de Zapatero -casi en plan infantil- no pronunciar la palabra crisis durante meses y recuerdo los discursos grandilocuentes, pero sobre todo recuerdo lo mal que lo pasaron muchos convecinos.

Comentarios

Cuaresma 17/12/2020 13:49 #2
Los socialistas españoles siempre tienen un problema con el dinero público , si se suman los comunistas al Gobierno, la economía de todos acabará mal, la de ellos muy bien, como la historia viene demostrando hace décadas. No hay memoria colectiva
sentido común 17/12/2020 12:29 #1
Señor Pedro. Cuánta razón tiene usted. A algunos les preocupa lo que pasó hace 80 años y se han olvidado de lo que ocurrió hace 12 años. Se les ha olvidado y se va a repetir. Volveremos a los 5 millones de parados y posiblemente nos tengan que rescatar. No hay sentido común en nuestro gobierno y tiran con pólvora ajena.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: