La irreparable sangría poblacional
Cyl dots mini
Pedro original

Menudo Panorama

Pedro Santa Brígida
Periodista

La irreparable sangría poblacional

La%20despoblaci%c3%b3n%20avanza%20en%20la%20provincia%20de%20valladolid%20a%20ritmo%20imparable. detail

El blog de Pedro Santa Brígida

El mundo es injusto y siempre lo será porque los humanos somos como somos, egoistas, interesados, imperfectos. Hay muchos asuntos por mejorar y resolver. Por ello, tenemos la obligación personal y social de aspirar a construir una sociedad mejor, más equilibrada, solidaria y sensata, menos irracional. Un ejemplo, a nivel global, el planeta soporta una sobre población que pone en riesgo su propia supervivencia; a nivel regional, el asunto demográfico va por barrios.

 

Mientras Madrid crece en habitantes desde hace décadas de manera exponencial, Castilla y León pierde vecinos a velocidad de vértigo, aunque no en todas sus provincias. En general, todo el interior peninsular refleja un significativo déficit poblacional, agravado por el hecho de que cada vez hay más pensionistas y menos cotizantes, más residencias para mayores y menos escuelas.

 

En Castilla y León llevamos décadas debatiendo sobre ello, las instituciones políticas han creado multitud de comisiones de grupos de expertos con el objetivo de encontrar fórmulas que reviertan esta negativa tendencia, al tiempo que León y Zamora han perdido cerca de un 9 por ciento de su población en la última década. No hemos avanzado porque la única receta mágica, que todos conocemos, consiste en que haya puestos de trabajo suficientes y variados para atraer población joven. Y a todo esto, la conectividad digital todavía no ha llegado en condiciones a gran parte del medio rural.

 

Las proyecciones del INE para los próximos 30 años dicen que el interior peninsular seguirá perdiendo habitantes y que la costa mediterránea y Madrid seguirán ampliando su padrón. El último estudio de Funcas refleja que hay 23 provincias españolas que en conjunto en 1950 tenían el 34,1 por ciento de la población y que actualmente han bajado al 18,1. Este demoledor dato afecta a Castilla y León (excepto Burgos y Valladolid), Aragón (excepto Zaragoza), Extremadura, Castilla-La Mancha (excepto Toledo), Galicia (sólo Lugo y Orense), Andalucía (sólo Córdoba y Jaén) y La Rioja (se mantiene en los últimos años).

 

Otro reciente informe alerta de que Asturias, León, Lugo, Orense y Zamora (noroeste español) sólo cuentan con apenas un trabajador por cada pensionista... Las cotizaciones no alcanzan para pagar las pensiones y, por tanto, la solidaridad interterritorial es el único camino para mantenerlas en un país que cada año registra una población más envejecida. Mientras tanto, sigue habiendo más fallecimientos que nacimientos y es la inmigración la que mantiene las estadísticas.

 

En los territorios que pierden población, las capitales del interior aguantan habitantes, pero sus provincias, salvo alguna cabecera comarcal, van quedando vacias con el paso de los años. No parece haber vuelta atrás porque las zonas industriales se siguen concentrando en pocos lugares y un gran número de los jóvenes de la España despoblada se ven obligados a emigrar a esos lugares donde hay más empleo y crecimiento económico. Un bucle en toda regla que no soluciona ninguna formación política.

 

A todo esto, ¿disponemos? de un ministerio que se apellida del Reto Demográfico (Transición Ecológica de nombre), cuya titular es Teresa Ribero, la que quiere sobreproteger al lobo frente a unos ganaderos en auténtica extinción, con el apoyo de comunidades autónomas que no han visto un lobo por sus parajes desde hace cientos de años. La señora Ribero, la que oculta en su curriculum que dirigió la empresa Isofotón, esa que recibió 80 millones del erario público antes de quebrar..., es la misma que afirmo en un alarde de talento -en un país cuya industria del automóviel es esencial-  que los vehículos diesel tenían los días contados...

 

La escucho hablar de variados temas de urgente actualidad, caso de la subida de la tarifa de la luz, que de ella depende, pero no de cómo revertir la situación de la España vaciada, que afecta a un montón de españolitos de a pie. Sería conveniente que echaran una mano desde el Gobierno central y aportaran ideas -y dinero- para detener la sangría poblacional de la tierra en la que vivo. Aporto una subversiva idea: que todos los organismos, institutos o empresas públicas del Estado central repartan equitativamente sus sedes en las provincias que más población pierden. El trabajo telemático está de moda... y la calidad de vida no es comparable.

Comentarios

vino es Salud 18/02/2021 20:28 #3
Me parece paradójico que se escriba este artículo sin ver lo que pasa en estos momentos en Cyl. Hostelería, turismo, industria agroalimentaria, ganadería... estaban repoblando las zonas rurales y tirando del carro para crear puestos de trabajo.Llega ayatolá Igea y su amada cierrabares y lo destruyen todo de una patada. Por si fuera poco protegen al lobo.Creo que los que vivís en la capital no tenéis ni idea de lo que nos pasa en los pueblos.
Marta M. 18/02/2021 19:38 #2
No hay posible reversión a la España vaciada sin proyectos de inversión empresarial, que tiene que ser impulsada desde el Gobierno del Estado, repartiendo solidariamente la riqueza económica entre todos. Pero el Gobierno está a otras cosas
yes 18/02/2021 07:59 #1
Muy interesante. Que poco trabajan los responsables de los ministerios. Esta señora Ribero, junto con Garzón (ministro de consumo) hacen más mal que bien. Pienso que si los dos ministerios que dirigen desapareciesen ni nos enterábamos y además ahorrábamos.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: