Camino de líder

Camino%20de%20l%c3%adder detail

He aprendido de los buenos líderes a no viajar al amparo de lo más seguro, sino de lo que es correcto hacer. Aunque esto suponga detractores. Como líder, no puedes comprar lealtad...no puedes comprar confianza...ni puedes comprar resultados. Como líder tu único trabajo es tocar el corazón de quienes te rodean. Tienes que ganarte esa lealtad, esa confianza y esos resultados.

La razón número uno de los comportamientos poco éticos de las personas en las empresas es que estas trabajan bajo el paraguas de directivos de posición, no de formación. Si tú eres líder, notarás rápidamente como los demás advierten de inmediato esta diferencia. Un liderazgo sobresaliente entiende que la ética de los empleados es tan solo la viva imagen de su líder, ni más ni menos.

 

A menudo los empleados de una empresa hacen cosas poco éticas y por ello son castigados. Pero sucede que lo que hacen tan solo es el reflejo de lo que ven. La ética conductual de las personas es, por lo general, directamente proporcional a la ética del líder. Y es por esto que necesitan formación.

 

La formación que pueda recibir un líder dará sus frutos en función de su carácter y de su compromiso con llevar a la práctica los nuevos conocimientos. Y en términos de ética empresarial, el carácter tiene un impacto decisivo y una influencia clara sobre las personas de las que el líder se rodea. Por muy claro que sea el mensaje; por mucha información que reciba, en materia de liderazgo una persona siempre actuará por lo que es, y no por lo que le han enseñado a hacer. Y esto es peligroso, porque otorgarle poder a una persona corrompida puede provocar la huida del talento dentro de la empresa, sumergir al equipo en la incertidumbre por la escasa entereza al enfrentar dificultades e incluso hundir la compañía por las malas decisiones tomadas debido a su incompetencia. Y esto es muy grave, porque cuando la gente deja de confiar en el líder, dejan de seguirle.

 

Debemos ser los padres de nuestro futuro, no los descendientes de nuestro pasado. Miguel de Unamuno

 

Está en nuestras manos convertirnos en todo aquello que deseamos ver en nuestras empresas, en nuestros círculos íntimos o nuestras casas. Debemos recordar que al principio la cuota de confianza de las personas hacia el líder suele ser baja, tan solo necesitan saber de lo que este es capaz para aumentarla. Después, es la constancia de las acciones que toma lo que determina la influencia que tendrá sobre ellos. Si queremos ser líderes, nuestro carácter y nuestra competencia serán probadas cada día. Es algo que debemos asumir. No nos confundamos, nadie está cuestionando lo que hacemos, tan solo se aseguran de que la persona a la que imitan sigue siendo la misma a la que empezaron a seguir. Por lo que cuanto más grandes sean nuestros conocimientos y nuestro compromiso por aplicarlos, mayor será la confianza que depositen en nosotros.

 

Lo que nos hiere o daña no es lo que nos sucede, sino nuestra respuesta a aquello que nos sucede. Stephen R. Covey

 

En modo alguno, el efecto que tiene nuestra ética repercutirá en los resultados que obtenemos. ¿Que cómo estoy tan seguro? Porque nuestra ética afecta de modo definitivo a quienes tenemos alrededor. Les dice cómo hay que hacer las cosas, el modo de comunicarse, el trato que deben dispensar a otras personas e incluso la seriedad con la que abordan sus propias obligaciones. Recordemos que lo que los demás ven en nosotros, es lo que los demás harán. Por tanto, será nuestra respuesta ante tales acontecimientos lo que determinará hasta qué punto las personas de nuestro equipo se involucrarán y cómo de efectivo será ese comportamiento. ¿Qué ocurre cuando en nuestro lugar de trabajo se forman guetos de compañerismo entre departamentos o determinadas personas al margen del resto? ¿Cómo influye en la motivación de las personas un jefe constantemente malhumorado por una mala racha de resultados? Y nosotros, ¿hasta qué punto entregamos nuestro talento en un lugar donde escasean las gracias, y las disculpas no aparecen en la lista de "tareas pendientes"? Antes que nada, la decisión de cambio recae sobre nosotros, para después otorgar esa misma oportunidad a los demás.

 

Nuestra imagen siempre debe reflejar nuestra voluntad de formar equipo, de construir confianza y alentar a los demás a que sigan nuestro ejemplo. Se requiere de tiempo y sacrificio construir un ambiente de lealtad y compromiso, y muy poco para destruirlo.

 

Atendamos entonces a las necesidades de nuestro equipo. ¿Quiénes necesitan mejorar?, ¿en qué?, ¿qué les puedo yo ofrecer?, ¿qué puedo construir yo que les inspire a seguir mis pasos? Si nos convertimos en aquello que predicamos con ejemplo y no con palabras y nos volvemos dueños de la práctica, nuestra actuación marcará la pauta que disponga a toda la organización en la misma dirección. Más que ninguna otra cosa, y si así lo decidimos, sentaremos a la empresa en un marco de proactividad por alcanzar un estilo de conducta basado en la cohesión del grupo, la fortaleza de cada individuo y el afán de superación de toda la compañía. ¿Imaginas qué ocurrirá cuando vengan momentos de dificultad?, ¿o cuando se presenten oportunidades de negocio que valga la pena aprovechar? Entonces la compañía hará exactamente lo que el líder les ha enseñado. Ya sea para bien...o para mal.

 

Nuestras acciones son la marca por la que seremos juzgados. Seamos pues quienes marquemos con el ejemplo el camino que se necesita para construir una empresa que destaque por su buen hacer y por el aprovechamiento de grandes oportunidades que beneficien a todos.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: